07 de noviembre de 2018
07.11.2018

La Guardia Civil extiende una redada antidroga de Mallorca a Barcelona y Valladolid

La 'Operación Titanum' culminó en julio con diez detenidos en Palma, Sencelles, Calvià y Marratxí con la intervención de 17 kilos de cocaína y 15 de hachís

07.11.2018 | 11:17
Varios agentes irrumpen en una de las viviendas allanadas.

Una operación antidroga iniciada por el Equipo de Crimen Organizo (ECO) y la Policía Judicial de Algaida de la Guardia Civil en Mallorca en la isla se ha extendido esta mañana a Barcelona y Valladolid con registros en sendas ciudades. La actuación en la isla culminó el pasado 31 de julio con 16 detenidos y la incautación de más de 17 kilos de cocaína, 15 de hachís, 400.000 euros en efectivo y siete vehículos, dos de ellos de alta gama.

La denominada 'Operación Titanum', desarrollada en varias fases se inició en septiembre de 2017. Los investigadores de la Guardia Civil detectaron las actividades de un traficante residente en Mallorca, que introducía la droga a gran escala en Europa. El sospechoso ya había sido arrestado en Portugal donde se intervino un contenedor cargado con 32 kilos de cocaína ocultos en cajas de fruta. Las autoridades lusas lo dejaron en libertad y regresó a la isla.

El ECO y la Policía Judicial de Algaida de la Guardia Civil sospecharon que el sujeto no había tardado en volver a las andadas al volver a Mallorca. Sus temores no tardaron en demostrarse plenamente fundados. Las pesquisas desvelaron que el sujeto encabezaba una banda que se dedicaba a introducir grandes cantidades de cocaína y hachís con caletas practicadas en coches. Estos llegaban a la lsla por vía marítima y luego lo distribuían por diversos puntos de la Part Forana.

Los investigadores interceptaron varios envíos de droga a Mallorca. Uno de ellos fue descubierto el pasado 13 de julio cuando llegó a la isla un coche procedente de Gandía (Valencia). con tres kilos de cocaína ocultos en el interior. Las estimaciones apuntan a que introducían varios kilos de droga al mes. Luego, contaban con una red de pequeños traficantes que distribuían las sustancias estupefacientes en algunas de las principales zonas de ocio como Magaluf y otros núcleos turísticos de la Part Forana.

En la última fase, desplegada el pasado 31 de julio, la Guardia Civil detuvo a diez personas después de practicar registros en Palma, Marratxí, Sencelles y Calvià. Las pesquisas se extendieron a Madrid con dos arrestos. De los 16 detenidos en las diversas fases, 14 ingresaron en prisión. Los últimos ocho el pasado 2 de agosto tras ser puestos a disposición judicial ante el juzgado de Instrucción número 12 de Palma, que ese día se encontraba en funciones de guardia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook