27 de octubre de 2018
27.10.2018

El Seprona peina Galatzó en busca de los perros lobo huidos de una finca de Puigpunyent

Los dos canes, considerados muy peligrosos, no fueron encontrados pese a colocar jaulas-trampa

27.10.2018 | 13:23
Jaula-trampa colocada en Galatzó para tratar de atrapar a los perros lobo fugados.
Continúa la caza de los perros lobo. Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil peinan las inmediaciones de Galatzó y han sembrado la zona de trampas para tratar de atraparlos. Debido a su extrema peligrosidad han instado a los vecinos a que permanezcan en su casas y, en caso de toparse con ellos, no acercarse a estos animales bajo ningún concepto.

La jauría fugada de una finca de Puippunyent ha acabado con la vida de dos ponis. El pasado jueves se escapó media docena de estos animales de una finca de Son Net. Su peligrosidad de estos híbridos de lobo y perro aumenta al ir en manada. A medida que han pasado los días, cuatro de estos animales regresaron voluntariamente a las instalaciones de donde se habían fugado. No obstante, permanecen sueltos el macho alfa y el considerado su lugarteniente. Se trata de los ejemplares más peligrosos.

Hasta el momento su ámbito de actuaciones ha sido la reserva natural de Galatzó. Al albergar una gran cantidad de animales, los perros lobo cuentan con un elevado número de víctimas potenciales. Hasta el momento han dado cuenta de dos ponis, a los que mataron y devoraron. No se descarta que hayan protagonizado nuevos ataques a la fauna de la zona.

Desde primera hora de la mañana de ayer, efectivos del Seprona realizan batidas por Galatzó para tratar de localizar el rastro de los perros lobo fugado. La amplia extensión de terreno sobre la que se están moviendo estos animales dificulta las tareas para su localización. Los efectivos del Instituto Armado cuentan con el apoyo de policías locales de Puigpunyent y expertos de la Conselleria de Medi Ambient y de la Fundación Natura Parc.

Ayer por la tarde muchos de estos efectivos del equipo de búsqueda fueron relevados por otros agentes del Seprona para proseguir las labores de rastreo. La misión está catalogada de la máxima prioridad debido a la extrema peligrosidad que suponen estos dos ejemplares de perros lobo sueltos, tanto para otros animales como para el ser humano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook