17 de octubre de 2018
17.10.2018
Investigación

Dan una paliza a una adolescente de 16 años embarazada en Son Banya

La menor, en el cuarto mes de gestación, y su pareja recibieron patadas y puñetazos por parte de dos familiares suyos

16.10.2018 | 23:03
Una ambulancia y varios policías, el domingo por la noche en el poblado de Son Banya tras la agresión a la pareja.
Una adolescente de 16 años embarazada ha sido hospitalizada tras ser agredida por dos familiares suyos en Son Banya. La menor, en el cuarto mes de gestación, recibió patadas y puñetazos en el abdomen. También fue golpeada su pareja, un joven de 20 años. Al parecer, una riña entre dos niños fue el desencadenante del ataque. La Policía Local de Palma acudió al poblado al ser alertada de lo ocurrido y comprobó que los autores de la agresión habían huido. Ambos están plenamente identificados. Los agentes conminaron a las víctimas a presentar una denuncia ante la Policía Nacional para proseguir con las pesquisas.

Los hechos, según explicaron ayer fuentes policiales, ocurrieron el pasado domingo poco antes de las once de la noche. Dos jóvenes alertaron a los servicios de emergencias de que habían sido agredidos. Varios agentes motorizados y al menos dos coches de la Policía Local acudieron rápidamente al poblado.

Los funcionarios comprobaron que una de los víctimas era una menor de edad, de 16 años, que está embarazada de cuatro meses. Tanto ella como su pareja, un chico de 20 años, explicaron que habían recibido patadas y puñetazos en el abdomen por parte de dos familiares suyos. Según dijeron, los agresores los tiraron al suelo y siguieron pegándoles una vez estaban ya tumbados.

Los policías solicitaron la presencia de una ambulancia para atender a los afectados, que presentaban diversas lesiones. Una dotación del 061 acudió a Son Banya y, tras asistir a la adolescente, la trasladó al hospital Son Llàtzer. Allí fue sometida a varias pruebas para conocer el alcance exacto de las heridas y comprobar si el feto había sufrido daños.

Mientras, los agentes se entrevistaron con algunos testigos para intentar esclarecer lo ocurrido. Según averiguaron, los agresores son dos familiares de las víctimas, a los que lograron identificar plenamente. Los policías trataron de dar con ellos en el poblado, pero comprobaron que estos habían huido tras la agresión.

Según las pesquisas, el origen del ataque fue una riña entre dos niños. La pareja habría mediado en la pelea y, como represalia, los dos sospechosos la emprendieron a golpes con ellos.

La Policía Local indicó a los afectados que debían presentar una denuncia ante el Cuerpo Nacional de Policía para que prosiguiera con la investigación.

El altercado generó cierta tensión en el poblado, tanto por la agresión en sí como por la importante presencia policial en la zona. Numerosas personas se congregaron en el lugar de los hechos, pero no hubo que lamentar nuevos incidentes, añadieron las mismas fuentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook