11 de septiembre de 2018
11.09.2018

Una liebre en el motor obliga a volver a Palma a un avión que iba a Núremberg

Tras el incidente, el piloto se puso en contacto con la torre de control y regresó a Son Sant Joan

11.09.2018 | 02:45
Un avión de la compañía alemana Eurowings, en el aeropuerto de Palma.
Una liebre metida en un motor obligó la madrugada de ayer a regresar al aeropuerto de Palma a un avión de la compañía Eurowings que volaba hacia la ciudad alemana de Núremberg. El comandante comunicó el incidente a la torre de control y su intención de regresar a Son Sant Joan, donde se activó el protocolo de aterrizaje de emergencia. La maniobra se desarrolló sin problemas.

Los hechos ocurrieron sobre las 0.20 horas de la madrugada de ayer en el aeropuerto de Palma. El vuelo 6814, con destino a Núremberg, de la compañía Eurowings discurría con normalidad cuando el comandante apreció una anomalía en un motor, compatible con que se hubiera introducido un ave en pleno vuelo en la aeronave.

Aterrizaje de emergencia

A continuación, el piloto comunicó el incidente a la torre de control y su intención de regresar de manera inmediata al aeropuerto de Palma ante el peligro evidente que representaba el hecho de tener un motor inutilizado. El avión realizó una prolongada maniobra de aproximación para eliminar combustible mientras en Son Sant Joan se activó el protocolo establecido para estos casos ante un inminente aterrizaje de emergencia.

Los bomberos del aeropuerto permanecían apostados en la pista de aterrizaje por si tenían que sofocar algún fuego en el avión al tomar tierra. Por fortuna no tuvieron que intervenir. Sobre las 0.40 horas, el avión aterrizó ado en el aeropuerto de Palma sin problemas y no hubo que lamentar ningún herido.

A la hora de revisar el motor dañado de la aeronave para detectar la causa de la avería, la sorpresa de los mecánicos fue mayúscula. En lugar de introducirse un ave en pleno vuelo, tal y como sospechaban desde un principio, los técnicos se toparon con el cadáver de una liebre en el interior de la turbina.

Al parecer, el roedor se pudo haber introducido en el motor de la aeronave cuando esta se encontraba en tierra. También se barajaba que la liebre se coló en la turbina y que fue succionada por esta cuando el avión realizaba la maniobra de despegue en Son Sant Joan.

Una vez que averiguaron la causa de la avería, los mecánicos se encargaron de reparar el motor para que el avión estuviera operativo cuanto antes. No obstante, la compañía recolocó a los pasajeros en el primer vuelo disponible hacia Núremberg.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook