11 de septiembre de 2018
11.09.2018

Dos años de cárcel por difundir chats sexuales de su novio y otra mujer

La condenada entró en el perfil de Facebook de su pareja para comprobar si le era infiel

11.09.2018 | 02:45
Una mujer ha sido condenada a dos años de prisión por difundir conversaciones sexuales entre su novio y otra chica tras descubrir que le era infiel. La procesada entró en el perfil personal de Facebook de su pareja, hizo una captura del chat y la remitió a un grupo de Whatsapp. La Audiencia de Palma ha confirmado la sentencia de un juzgado de lo penal, añadiendo a la pena de cárcel una orden de alejamiento, como solicitaba el hombre.

Los hechos ocurrieron el 2 de enero de 2016. La acusada, según declarada probado el fallo judicial, entró sin que conste cómo en el ordenador personal de su novio y accedió al perfil personal de Facebook del hombre. Lo hizo para saber si le era infiel.

La mujer rastreó las conversaciones privadas de su pareja. Encontró una en la que el hombre y otro chica mantenían una charla de carácter íntimo y sexual. La acusada hizo una captura de pantalla de este chat y la difundió. La envió a un grupo de Whatsapp que compartía con varias amigas y se la hizo llegar, a través de Facebook, a otra mujer.

El juzgado de lo penal número 4 de Palma declaró a la sospechosa autora de un delito de descubrimiento y revelación de secretos. Por él, le impuso una pena de dos años de prisión. La mujer carecía de antecedentes penales, por lo que en principio quedaba suspendido el cumplimiento de la pena.

Tanto la condenada como la víctima recurrieron la decisión. La mujer solicitó su absolución al entender que las pruebas contra ella no eran lícitas. Como ya hizo en el juicio, aseguró que su novio tenía intervenido su teléfono móvil y así pudo saber que había difundido la conversación y presentar la denuncia contra ella. Además, alegó que su intención al hacer una captura de pantalla era mostrarla a su pareja y pedirle explicaciones.

El tribunal de la sección primera de la Audiencia ha desestimado su petición. Las magistradas entienden que no hay ninguna prueba de que el denunciante tuviera bajo su control el teléfono de la mujer. Puntualizan, además, que el perjudicado entregó un pantallazo de su conversación con la acusada y no la imagen captada por esta.

El hombre, por su parte, reclamó a la Audiencia que elevara a cuatro años de prisión la condena de la mujer al entender que concurría la agravante de parentesco. Además, solicitaba una indemnización de 12.000 euros por daños morales y una orden de alejamiento.

El tribunal solo ha aceptado esta última petición. Así, los juezas mantienen la condena de dos años de prisión para la mujer por revelación de secretos y le prohíben acercarse a menos de cien metros o comunicarse con el denunciante durante tres años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook