23 de julio de 2018
23.07.2018

Un centenar de desalojados por el incendio forestal en Cala Estellencs

Decenas de vecinos que cenaban en la playa tuvieron que abandonar el lugar de forma apresurada el sábado por la noche por el avance de las llamas

23.07.2018 | 02:45
Un bombero, delante del bosque envuelto en llamas ayer de madrugada.
Un centenar de desalojados por el incendio forestal en Cala Estellencs

Noche movida en Estellencs. Un centenar de personas tuvieron que ser desalojadas el pasado sábado por la noche debido al incendio forestal que se declaró en Cala Estellencs. Los afectados eran vecinos y veraneantes que celebraban una cena en la playa. Al verse sorprendidos por el avance de las llamas en una zona boscosa en las inmediaciones, se marcharon del lugar de forma apresurada como medida preventiva. Mientras tanto, varios residentes trataron de luchar contra el fuego por sus propios medios con cubos y garrafas de agua.

En un primer momento, cuatro vecinos trabajaron con sus tractores con tanquetas arrojando agua para que las llamaradas no se propagaran ladera arriba. Luego, intervinieron los efectivos del Ibanat y de los Bombers de Mallorca. Trabajaron durante toda la madrugada por tierra hasta que ayer por la mañana se sumaron las avionetas y helicópteros antiincendios. Horas después, a las dos menos veinte minutos del mediodía, el fuego quedó estabilizado tras quemar dos hectáreas y media de pinar. También se redujo el nivel de peligrosidad del siniestro de 1 a 0.

El principal obstáculo con el que se toparon los equipos de extinción fue lo escarpado del terreno. Entre el 30 y el 40 por ciento del perímetro del incendio era totalmente inaccesible por tierra, ya que hay una fuerte pendiente con acantilados que dan al mar y con riesgo de desprendimientos de rocas.

Por ello, las brigadas terrestres no pudieron actuar allí y tuvieron que esperar a las descargas de agua y de retardante químico de las avionetas y los helicópteros del Ibanat.

La Guardia Civil investiga las causas del siniestro. Los agentes del Seprona y de Medi Ambient ya han iniciado las pesquisas para aclarar las circunstancias en las que se declaró el fuego. Las llamas se originaron en un punto junto al camino que da acceso a la cala de Estellencs, en la parte inferior del monte. Los investigadores localizaron el punto exacto de inicio, precintaron la zona y comprobaron que solo hubo un foco. Los especialistas han descartado que un rayo fuera el causante del incendio, por lo que la principal hipótesis que manejan es una posible negligencia o descuido.

Cinco años del peor fuego


Precisamente, a mediados de esta semana se cumplen cinco años del peor incendio forestal de la historia de Balears que afectó a la Serra de Tramuntana y que devoró más de 2.300 hectáreas. Los municipios castigados por las llamas fueron Andratx, Calvià y Estellencs. Este último pueblo fue desalojado por completo.

El siniestro de ayer es el primero del año de dimensiones considerables en Mallorca, ya que durante todo 2018 se han registrado en la isla 22 fuegos forestales, considerados como conatos al no superar una hectárea de superficie y que suman en total 6,71 hectáreas arrasadas.

El incendio forestal de Cala Estellencs se inició el pasado sábado, sobre las diez y media de la noche, cuando el 112 alertó a los servicios de emergencias. Varias personas que se hallaban en la playa avisaron de que había llamas en una zona de pinar.

Rápidamente, se movilizaron los efectivos del Ibanat, los Bombers de Mallorca de los parques de Inca, Sóller y Calvià, Protección Civil de Bunyola y Esporles, Dirección General de Emergencias y la Guardia Civil. Al ser plena noche, solo pudieron actuar por tierra. La mayor dificultad que tuvieron es que se trataba de una zona prácticamente inaccesible con una fuerte pendiente y con riesgo de desprendimiento de rocas.

Las llamas avanzaron desde Cala Estellencs en un flanco hacia la izquierda, hacia Andratx. El fuego se propagó ladera arriba por la inclinación del terreno y no por el viento. Según informó ayer el director de extinción del Ibanat, Pep Solivellas, la madrugada de ayer fue buena porque había humedad y el viento no sopló con fuerza. El fuego siguió activo. Mientras, los bomberos se retiraron a las cinco de la mañana y, tres horas después, una dotación de Calvià se sumó al contingente hasta el mediodía.

Por la mañana, se incorporaron los medios aéreos del Ibanat. Una avioneta, tres helicópteros, el avión de coordinación, cuatro autobombas, tres técnicos, 21 brigadistas, tres agentes de Medi Ambient y la unidad de mando trabajaron en la zona, junto a bomberos y Protección Civil en un dispositivo de medio centenar de personas. Al mediodía, el incendio se dio por estabilizado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook