La autopsia practicada ayer por la mañana al cadáver del ciudadano alemán que apareció sin vida en su habitación del hotel en el que se alojaba,en s'Arenal de Llucmajor, ha descartado mano criminal. La causa de la muerte fue una caída accidental, según se desprende de la prueba forense.

El cadáver del hombre, de 56 años, fue encontrado el viernes por la tarde en su habitación del hotel en el que estaba pasando unos días de vacaciones. Al lugar acudió un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Llucmajor y una comisión judicial.

Los investigadores detectaron en una primera inspección que el cuerpo presentaba dermoabrasiones y señales de golpes, que eran compatibles con una caída, pero no se podía descartar que hubiera sufrido una agresión. Al parecer el hombre se produjo esas heridas fuera del hotel, ya que había manchas de sangre en la puerta.

Las causas definitivas del fallecimiento no quedaron claras hasta ayer, cuando se le practicó la autopsia. La prueba forense confirmó finalmente las sospechas iniciales y descartó que tras la muerte del ciudadano alemán hubiera una mano criminal. La causa de la muerte, según el forense, sería accidental.