18 de junio de 2018
18.06.2018

La Armada rescata el cadáver del piloto hundido a 62 metros en aguas de Pollença

Los submarinistas del buque de salvamento ´Neptuno´ trabajaron ayer en el reflotamiento de la avioneta siniestrada

18.06.2018 | 02:45
Los investigadores y la comisión judicial entran en el buque ´Tajo´ atracado en el Port d´Alcúdia.

Los buzos de la Armada Española rescataron ayer por la mañana el cuerpo sin vida del piloto Antonio Alfaro y trabajaron luego durante toda la jornada para tratar de reflotar la avioneta hundida en aguas de Pollença. Los submarinistas del buque de salvamento 'Neptuno', desplazado expresamente a la isla desde Cartagena (Murcia), lograron recuperar el cadáver ayer a primeras horas de la mañana tras sumergirse a unos 60 metros de profundidad. Al mediodía, la víctima fue llevada al Port d'Alcúdia.

El cazaminas 'Tajo' de la Armada, cuyo sonar localizó el pasado viernes al mediodía la aeronave y su único tripulante fallecido en el interior, a 62 metros de profundidad en el mar a dos millas de la costa de Pollença, frente a Cala Romagueral, se encargó de trasladar el cadáver a tierra.

El buque entró en la bahía de Alcúdia sobre las once y media de la mañana de ayer y, a las doce del mediodía, atracó en el puerto. Acto seguido, la tripulación desembarcó el cuerpo del piloto con la ayuda de una grúa.

Una vez en tierra firme, los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil y un médico forense examinaron a la víctima e iniciaron las pesquisas pertinentes, como habitualmente suelen hacer en los casos de fallecidos hallados en el mar, hasta que el juzgado de guardia de Inca autorizó el levantamiento del cadáver.

Luego, un furgón de la empresa funeraria condujo el cuerpo hasta el Instituto de Medicina Legal de Palma. Hoy previsiblemente se le practicará la autopsia al experimentado piloto de 46 años que desapareció la tarde del martes cuando sobrevolaba la Serra de Tramuntana, muy cerca de Cala Sant Vicenç, con la avioneta antiincendios del Ibanat Air Tractor 802 durante un vuelo de reconocimiento. El examen forense podría aportar más luz sobre lo que le ocurrió al aviador y determinará las causas de su fallecimiento.

El cuerpo de Alfaro fue rescatado ayer por la mañana. El piloto fallecido se encontraba en el interior del Air Tractor 802, matrícula EC-GVN denominada 'Rojo', a 62 metros bajo el mar. La aeronave se hallaba en aparente buen estado, casi intacta, sumergida en el agua.

Ayer por la mañana, los especialistas consiguieron recuperar el cadáver y sacarlo a la superficie. Los expertos buceadores de la Armada Española del buque 'Neptuno' empezaron a trabajar sobre las siete de la mañana.

Mientras, continuaron con los trabajos para tratar de reflotar la aeronave hundida en aguas de Pollença. Los especialistas inspeccionaron el fondo marino, donde se encontraba sumergida la avioneta, y evaluaron su estado para proceder a recuperar el aparato en cuanto sea posible.

El Air Tractor se encontraba prácticamente intacto a 62 metros bajo la superficie, lo que hace pensar que el piloto trató de realizar un amerizaje de emergencia después de sufrir un contratiempo en pleno vuelo el pasado martes a media tarde. Ese día, a las 18:08 horas se tuvo el último contacto con la aeronave en las inmediaciones de Cala Sant Vicenç. También se perdió el contacto con el teléfono móvil del piloto en ese momento de forma simultánea.

A partir de ahí, se activó un despliegue sin precedentes. Se inició el mayor operativo de búsqueda de la historia de Balears, coordinado por el 112, en el que se movilizaron más de 300 personas. Al tercer día, se localizó la avioneta y al piloto Antonio Alfaro en su interior, a 62 metros de profundidad en el mar, gracias a la intervención de la Armada Española.

Ahora, la investigación se centra en aclarar cuál fue el contratiempo que sufrió el aparato en pleno vuelo y por qué no funcionó la radiobaliza, un dispositivo que se activa en caso de impacto o cuando entra en contacto con el agua para emitir su localización.

La muerte de Antonio Alfaro ha causado una gran consternación tanto en Mallorca, donde llevaba trabajando cinco años, como en Moguer (Huelva), donde nació. Las muestras de pésame se han extendido por toda España. Hoy a las doce del mediodía hay convocado un minuto de silencio en la conselleria de Medio Ambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook