15 de mayo de 2018
15.05.2018
Tribunales

Condenados por robar en naves de Son Castelló tras un gran incendio

Cinco acusados han aceptado hoy penas de multa por sustraer chatarra y cableado en las empresas quemadas y en el vivero municipal de Palma

16.05.2018 | 01:37
Condenados por robar en naves de Son Castelló tras un gran incendio
Un juzgado de Palma ha condenado a cinco hombres de un mismo clan a penas de multa por robar en varias naves del polígono de Son Castelló que quedaron arrasadas tras un gran incendio a finales de abril de 2013. 

Los acusados aprovecharon que las empresas habían quedado desprovistas de medidas de seguridad tras el siniestro y se apoderaron de cerca de dos toneladas de hierro y cableado que posteriormente vendieron en un desguace. 

Los sospechosos también actuaron dos veces en el vivero municipal de Palma, donde sustrajeron material diverso tras romper un candado y cortar la alambrada. Los ladrones utilizaron un camión para transportar la pesada chatarra de la que se apropiaron. Los desguaces a los que acudieron para vender la mercancía desconocían la procedencia de los efectos y que estos habían sido sustraídos.

El martes al mediodía, cinco encausados, varios de ellos en prisión por otras causas, reconocieron los hechos. Tres se declararon autores de delitos leves de hurto. Dos de ellos fueron condenados a dos meses de multa a razón de dos euros diarios y el tercero fue sentenciado a un mes de multa con la misma cuota. Mientras, los dos sospechosos restantes se confesaron responsables de un delito de robo con fuerza en las cosas y aceptaron sendas penas de nueve meses de prisión, que se les sustituye por 18 meses de multa a razón también de dos euros diarios.

Tras alcanzar un acuerdo las defensas y la fiscalía, la magistrada dictó sentencia 'in voce'. El fallo ya es firme. La jueza ha apreciado la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas como muy cualificada para todos los sospechosos. Un sexto encausado ha sido absuelto después de que el ministerio público retirara los cargos contra él.

Los hechos se remontan a mediados del año 2013 en Palma. Varios acusados aprovecharon que varias naves se habían quemado en un gran incendio a finales de abril de 2013 en el polígono de Son Castelló para desvalijarlas. Así, entre el 27 de abril y el 24 de mayo de ese año acudieron a una empresa situada en las inmediaciones del Camí Vell de Bunyola, que carecía de medidas de seguridad tras el voraz fuego, y sustrajeron al menos 860 kilos de hierro y otros 860 kilos de hierro de motor (transmisiones, engranajes y elementos de dirección de vehículos), que luego procedieron a vender en un establecimiento de compraventa y reciclaje de la ciudad.

En esas fechas, también robaron al descuido en otra nave del mismo polígono, y aprovechando las mismas circunstancias, al menos cuatro columnas de aluminio para el suministro eléctrico y otras piezas, que también vendieron en un desguace. 

Pasadas las once y media del mediodía del 28 de mayo de 2013, dos sospechosos fueron localizados en un establecimiento de compraventa cuando iban a vender material metálico y cableado que acababan de sustraer en una de las naves afectadas por el incendio del polígono de Son Castelló.

Por otro lado, a principios de junio de 2013, otros dos encausados rompieron un candado de la verja de entrada del vivero municipal de Palma y se apoderaron de hierros, 30 columnas de fundición y otros elementos metálicos como piezas de andamio y puntales de obra. 

En esos días, en otra ocasión, rompieron la alambrada de dos metros de altura y accedieron a los viveros, donde robaron abundante material metálico y dos bombas de achique. Parte de los efectos sustraídos fueron recuperados en los establecimientos de compraventa y en dos descampados.
 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine