Un joven de unos 25 años, Miguel P.F., fue detenido el domingo por la noche tras dar positivo en los controles de drogas y alcohol a los que fue sometido por la Policía Local de Manacor tras un accidente de tráfico en el que murió una mujer de 45 años en s'Illot. La víctima mortal no llevaba puesto el cinturón de seguridad y salió despedida a consecuencia de la colisión, falleciendo en el acto, mientras que el otro conductor, que sufrió lesiones leves, se dio inicialmente a la fuga, pero regresó poco después al lugar del siniestro y se entregó a la Policía. Ayer quedó en libertad con cargos, aunque deberá declarar en el juzgado este jueves.

El accidente, según informaron fuentes de la Policía Local de Manacor, ocurrió a las diez y cuarto de la noche del domingo, en el cruce de las calles Llop y Girasol, en el núcleo urbano de s'Illot, dentro del término municipal de Manacor.

La víctima mortal, Francisca Llull Riera, de 45 años y vecina de s'Illot, conducía una furgoneta Citroen que colisionó de forma frontolateral contra un Volkswagen Golf en el que circulaba Miguel P.F., de unos 25, y que según los primeros indicios recogidos por la Policía, se saltó una señal de stop.

La mujer no llevaba atado el cinturón de seguridad y a consecuencia del impacto salió despedida fuera del vehículo y falleció prácticamente en el acto. El otro conductor sufrió heridas leves y en un primer momento se dio a la fuga a pie, dejando allí su vehículo. Sin embargo, poco después recapacitó y regresó al lugar del siniestro.

Tras recibir los primeros avisos sobre el accidente, la central del 061 envió al lugar una ambulancia. La dotación sanitaria no pudo hacer nada por la mujer, que falleció allí mismo. También acudieron varias patrullas de la Policía Local de Manacor, que se encargaron de confeccionar el atestado e iniciaron una investigación para determinar las circunstancias del siniestro.

Positivo en alcohol y drogas

Los agentes sometieron inicialmente al joven conductor a un control de alcoholemia, que dio positivo con unos niveles de 0,26 miligramos, ligeramente por encima del límite máximo, que es de 0,25. También dio positivo en el test de drogas, en concreto en cocaína y anfetaminas. Por todo ello quedó detenido, como presunto autor de un delito de homicidio imprudente y contra la seguridad del tráfico.

El joven fue puesto en libertad ayer al mediodía, y quedó citado para prestar declaración en el juzgado de Manacor el próximo jueves.

El de s'Illot se trata del cuarto caso registrado este año en el que un conductor da positivo en alcohol o drogas tras un accidente mortal en Balears. El último siniestro de estas características ocurrió el 5 de abril, cuando una joven conductora que se encontraba bajo los efectos del cannabis arrolló a un pelotón de ciclistas en las proximidades de Capdepera. Uno de los deportistas, un ciudadano alemán de 47 años, falleció y otros ocho resultaron heridos. La conductora fue detenida e ingresó en prisión, aunque dos semanas después salió en libertad tras pagar una fianza de 10.000 euros.

No se trata de hechos aislados. El año pasado fueron detenidas en las carreteras de Balears nueve personas tras dar positivo en los controles de alcohol o drogas después de verse implicados en accidentes con fallecidos. Y a lo largo de la última década son más de 40 las personas que han perdido la vida en siniestros de circulación provocados por personas que circulaban ebrias o drogadas.