Una turista extranjera de 50 años fue hallada muerta ayer de madrugada en el baño de la habitación del hotel de Santa Ponça (Calvià) en el que estaba alojada. Las primeras pesquisas apuntan a que la mujer, que había celebrado su cumpleaños esa noche, sufrió una caída accidental. La Guardia Civil, que investiga el caso, no ha encontrado indicios de criminalidad.

Los hechos ocurrieron pasadas las tres de la madrugada. Al parecer, la víctima se encerró en el baño de su habitación, por lo que su marido no pudo acceder cuando sospechó que ella había sufrido un accidente.

Cuando finalmente se pudo acceder a la estancia, los servicios sanitarios no pudieron más que certificar el fallecimiento de la mujer. El óbito fue comunicado al juzgado de guardia de Palma y el cadáver de la víctima, trasladado al Instituto de Medicina Legal de Palma, donde se practicó la autopsia.

La investigación de la Guardia Civil apunta a que la mujer sufrió una indisposición que la hizo caer al suelo. Los agentes encargados de caso descartan la implicación de otras personas.