28 de febrero de 2017
28.02.2017
Accidentes

Un hombre de 80 años fallece en un accidente de motocultor en sa Cabaneta

Los primeros indicios apuntaban a que el anciano quedó atrapado por las palas del vehículo cuando daba marcha atrás

28.02.2017 | 02:45
La finca en la que apareció ayer el cadáver del anciano, en sa Cabaneta.
Un hombre de 80 años, identificado como Miquel M.M., falleció ayer al mediodía en un accidente de motocultor cuando trabajaba en una finca agrícola de su propiedad en la zona de sa Comuna de sa Cabaneta, en Marratxí. Fue su propia hija quien encontró el cuerpo sin vida del anciano debajo del vehículo, que seguía todavía con el motor en marcha. Todos los indicios apuntaban a que el fallecido tropezó cuando daba marcha atrás y fue alcanzado por las palas del motocultor, que le causaron la muerte. La víctima era residente en Santa Maria pero tenía familiares en sa Cabaneta, que estaban muy afectados por lo ocurrido.

Según informaron fuentes de los distintos organismos de emergencia que intervinieron en el siniestro, el fallecimiento se descubrió sobre las dos y cuarto de la tarde de ayer en una finca agrícola del fallecido denominada sa Tanca, en la carretera de sa Comuna de sa Cabaneta.

El hombre había ido esa mañana a trabajar un rato en la finca de su propiedad. Al parecer su hija decidió acudir a buscarle al mediodía, preocupada porque no se había presentado a comer. Fue ella quien encontró al hombre inmovil bajo el motocultor, con el motor aún en marcha.

La mujer alertó al 112, que puso en marcha un operativo de auxilio. Una patrulla de la Policía Local de Marratxí fue la primera en llegar. Los agentes lograron apartar el vehículo del hombre, pero la víctima había sufrido gravísmas heridas y al parecer había fallecido ya. Poco después llegó una ambulancia, cuya dotación no pudo hacer más que confirmar su defunción.

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil realizaron una detenida inspección ocular y abrieron una investigación para determinar las circunstancias exactas del fallecimiento, si bien todos los indicios apuntaban a que se trató de una muerte accidental. Al parecer, el hombre tropezó mientras daba marcha atrás con el motocultor y las palas le atraparon las piernas, causándole heridas mortales.

Miquel M.M. era vecino de Santa Maria, aunque tenía varios familiares que residen en la zona de sa Cabaneta.

Tanto la hija del fallecido, que fue quien encontró el cadáver, como otros familiares que acudieron a la finca poco después se encontraban muy afectados y tuvieron que recibir asistencia por parte del equipo sanitario que se encontraba en el lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine