25 de febrero de 2017
25.02.2017
Accidente

Un camión pierde unos 200 sacos de cemento y colapsa la Vía de Cintura

La carga quedó esparciada en la calzada en la salida de Puigpunyet y hubo tres kilómetros de atasco

25.02.2017 | 01:36
Varios coches circulan junto a los sacos de cemento que perdió el camión, ayer en la rotonda de la salida hacia Puigpunyent.
La Vía de Cintura quedó ayer colapsada al perder un camión 200 sacos de cemento que transportaba en la salida hacia Puigpunyent. La carga quedó esparcida por la calzada, en la rotonda que hay bajo la ronda de circunvalación, y fue necesario cerrar un carril hasta que los operarios pudieron limpiarla más de cuatro horas después. Las retenciones alcanzaron los tres kilómetros en sentido a Andratx, desde el lugar del accidente hasta la calle Aragón. El aparatoso incidente no causó heridos.

Los hechos ocurrieron hacia las ocho y cuarto de la mañana, explicaron fuentes policiales y del departamento de Carreteras del Consell. Un camión llevaba en su remolque varios cientos de sacos de cemento apilados en palés yse adentró en la rotonda que permite dirigirse a Son Moix y Puigpunyent, al centro de la ciudad por el cementerio y a la Vía de Cintura. En la curva, buena parte de la carga se soltó y cayó sobre la carretera, que quedó cubierta de cemento en polvo.

El camionero se detuvo y avisó a los servicios de emergencias. Al lugar acudieron patrullas de la Policí Local y operarios del departamento de Carreteras del Consell. Los agentes cerraron uno de los dos carriles de la rotonda al tráfico y empezaron a regular la circulación. La hora era crítica, ya que cientos de conductores se dirigían en ese momento a sus puestos de trabajo en el polígono de Can Valero y los colegios de la zona, por lo que el atasco fue instantáneo. Las retenciones se extendieron a lo largo de más de tres kilómetros en la Vía de Cintura en sentido a Andratx, desde la salida de Puigpunyent hasta la de la calle Aragón. El colapso no empezó a disiparse hasta casi las diez de la mañana, cuando el flujo de vehículos empezó a descender notablemente.

Los operarios de Carreteras trabajaron durante más de cuatro horas en el lugar. Tras señalizar con conos la zona en la que se había producido el accidente, comenzaron a retirar los alrededor de 200 sacos caídos y el cemento que había quedado esparcido en el asfalto. Fue necesaria la intervención de una pala cargadora para retirar el material.

Los trabajos se prolongaron hasta la una menos cuarto de la tarde, cuando la calzada quedó completamente despejada y el carril cortado fue reabierto al tráfico, según explicaron las mismas fuentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine