12 de febrero de 2017
12.02.2017

Una testigo recalca que la mujer tenía mucho miedo

La anciana a la que cuidaba la víctima asegura que Patrascu le dijo que fue a la Guardia Civil para denunciar al marido. Asegura que Luciía le había dicho que tenía "mucho miedo" y que se iba a marchar de Mallorca

12.02.2017 | 10:46
La mujer a la que cuidaba Lucía Patrascu destacó en su declaración judicial como testigo que la víctima le había dicho que tenía "mucho miedo" y que se iba a marchar de Mallorca. Según su versión, Lucía "literalmente" le explicó que había ido a la Guardia Civil y que allí le habían dicho que si no tenía golpes y si no le habían pegado, no podían hacer nada, que como no había señales no podían hacer nada. Este extremo fue negado de forma tajante por los dos guardias civiles investigados que atendieron a la mujer en el cuartel.

La octogenaria, que conocía a la mujer asesinada desde hacía nueve años, recordó que la perjudicada le indicó que había acudido a la Guardia Civil "para denunciar a su marido". La testigo fue una de las últimas personas que vio con vida a Patrascu la mañana del pasado 29 de mayo antes de ser apuñalada por su esposo en el balcón de casa. Según su versión, la víctima se marchó de su vivienda, donde residía desde hacía unas semanas, y le comunicó que se iba a su domicilio a recoger su ropa con la intención de coger una maleta y salir de allí.

La testigo detalló que Lucía le había comentado que tenía problemas en su casa con su marido y que él era muy machista y no podía aguantar que ella prosperara. En un primer momento le dijo que se iba a quedar a dormir en su domicilio para que la octogenaria no estuviera sola, pero luego le confirmó que había acudido a su domicilio "por miedo" a su marido. Entonces, Lucía le contó todo, que en Rumanía él le había pegado y la maltrataba.

La mujer indicó que en los últimos días había visto a la víctima "muy nerviosa". Según su versión, Patrascu regresó a su casa minutos antes de las nueve de la mañana del fatídico 29 de mayo. En ese momento, ella le explicó que su esposo la había estado esperando abajo en la calle y que decidió ir hacia el cuartel de la Guardia Civil y él la siguió.

Esta versión coincide con la de los primeros agentes que se toparon con la mujer en el cuartel, quienes dijeron que ella les indicó: "Vengo a denunciar que mi marido me está acosando y persiguiendo. Tengo miedo, no sé lo que es capaz de hacer".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine