03 de febrero de 2017
03.02.2017
Tribunales

Primera condena en España por drogar a su exmujer con burundanga

Un juzgado de Palma ha impuesto esta semana 47 días de trabajos comunitarios a un hombre por lesiones en el ámbito familiar - El acusado dio la sustancia a su ex disuelta en un refresco - Es el primer caso detectado en el país de intoxicación con escopolamina

02.02.2017 | 22:25
El hospital de Son Espases confirmó el primer caso de sumisión química por burundanga en España en una paciente de 36 años.

El apunte

  • Son Espases confirmó el primer caso del país por sumisión química

    La Unidad de Toxicología del hospital de Son Espases, en Palma, confirmó el primer episodio de sumisión química por burundanga en España en una paciente de 36 años que ingresó en el área de Urgencias el pasado 9 de abril de 2016. Su excompañero sentimental le había suministrado esta sustancia disuelta en un refresco sin que ella se percatara. Luego, aparecieron otros casos en la península. Los especialistas del hospital palmesano, tras unos análisis de alta precisión, lograron hallar el principio activo de la escopolamina. Una vez detectada la sustancia de forma científica, el caso se judicializó en Palma. La Policía Nacional también intervino y detuvo al hombre. El procedimiento judicial es inédito en la tipificación delictiva de los hechos. El magistrado Carlos Izquierdo, del juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Palma, abrió juicio oral contra el acusado por maltrato, en concreto, por un delito de lesiones en el ámbito familiar. Anteriormente, el juez practicó varias diligencias y comprobó que la escopolamina no está incluida en la lista de drogas o sustancias estupefacientes sujetas a fiscalización. La burundanga es un fármaco de uso clínico. Por ello, no se pudo acusar al hombre de un delito contra la salud pública. Tampoco de una tentativa de homicidio porque la cantidad de sustancia hallada en el organismo de la víctima era pequeña y su vida no corrió peligro. El acusado alegó ante el juez que compró el fármaco por Internet y que lo quería para suicidarse.
Un juzgado de Palma ha dictado la primera condena en España para un hombre por drogar a su exmujer con burundanga. El acusado, de 36 años, suministró a su expareja el fármaco, una sustancia que anula la voluntad, disuelto en un refresco sin que ella se enterara en el domicilio de la víctima, en Palma, a principios de abril de 2016. La perjudicada empezó a encontrarse mal y fue evacuada al hospital de Son Espases. La magistrada Magdalena Ferreté, titular del juzgado de lo penal número 2 de Palma, impuso el pasado miércoles al sospechoso una pena de 47 días de trabajos en beneficio de la comunidad por un delito de lesiones en el ámbito familiar. Se trata del primer caso detectado en España de intoxicación con escopolamina, nombre científico de la burundanga, conocida también como la droga de la sumisión. El acusado reconoció los hechos ante la sala en la sede de Vía Alemania y se conformó con la condena que pidió la fiscal. Inicialmente, el ministerio público solicitaba para él una pena de un año de prisión. Las partes alcanzaron un acuerdo el miércoles y, tras admitir los cargos el encausado, la juez dictó sentencia 'in voce' contra él. Además de los trabajos comunitarios, la magistrada le impuso la prohibición de aproximarse y comunicarse con la víctima por un periodo de dos años. Y también acordó la medida accesoria de privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años. En concepto de responsabilidad civil, la juez le condenó a pagar 100 euros de indemnización a la perjudicada por las lesiones que le causó. La sentencia es firme, al ser una condena por conformidad. Se trata de un procedimiento inédito en la tipificación delictiva de los hechos, al ser tratados como un caso de maltrato, ya que es la primera vez en España que se le da forma jurídica a un episodio en el que una víctima ha visto anulada su voluntad por burundanga, sustancia que fue detectada de forma científica en la Unidad de Toxicología de Son Espases. Según se declara probado, los hechos se remontan a la tarde del pasado 9 de abril de 2016 en la barriada palmesana de Son Oliva. El acusado, que carece de antecedentes penales, acudió al domicilio de su expareja. No aceptaba la ruptura Según la fiscalía, el hombre no aceptaba el cese de su relación sentimental. Por ello, aprovechando que se hallaba en la vivienda de ella, "con intención de ocasionarle un menoscabo físico" le administró el fármaco disuelto en un refresco. El sospechoso se valió de que su exmujer estaba en la cocina de casa tomando un refresco y, sin que esta se diera cuenta, le puso en la bebida unas gotas de una sustancia llamada escopolamina, nombre científico de la burundanga. Este fármaco disuelto en el refresco le produjo a la perjudicada mareos, visión borrosa y dificultad en el habla, por lo que tuvo que ser trasladada en ambulancia al hospital de Son Espases. Allí, tras una exhaustiva analítica se apreció que la paciente, de 36 años, presentaba escopolamina con una tasa de 899 nanogramos por mililitro. Pasaron dos días hasta que la víctima hasta logró recuperarse por completo. Dos días después, el 11 de abril de 2016, el magistrado Carlos Izquierdo, del juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Palma, dictó una orden de protección respecto a la perjudicada. El hombre fue detenido y quedó libre.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine