10 de julio de 2015
10.07.2015

Desmantelan una trama con un millón de dosis de medicamentos ilegales

La Guardia Civil realizó registros de equipaje en Son Sant Joan y detuvo a 19 personas en toda España

10.07.2015 | 02:45
Un agente de la Guardia Civil junto a supuestos vigorizantes sexuales intervenidos.

La Guardia Civil ha detenido a 19 personas a las que ha intervenido más de un millón de dosis de medicamentos falsos, especialmente potenciadores de la función sexual y de masa muscular, en una operación con varios registros de equipajes en aeropuertos, uno de ellos llevado a cabo en Son Sant Joan.
También han sido imputadas otras 12 personas en el marco de esta séptima edición anual de la´Operación Pangea´, coordinada por Interpol, se inició en 2008 por la Organización Mundial por la Salud y que se repite cada año con la colaboración de organizaciones internacionales y de un número creciente de países.
Del total de 1.022.352 dosis de medicamentos intervenidas, hay 285.269 unidades de potenciadores de la función sexual, 235.424 de productos para ganar masa muscular, 118.627 psicoestimulantes, 40.206 suplementos de vitaminas, 40.122 analgésicos y antibióticos y cantidades menores de adelgazantes y productos hepáticos. Además, hay 301.234 dosis de medicamentos aún pendientes de clasificar.

837 inspecciones

Agentes de la Guardia Civil realizaron 837 inspecciones en gimnasios, herbolarios, sex-shops, parafarmacias y dietéticas, formularon 196 actas de infracción administrativa y detectaron cuatro posibles infracciones penales.
También practicaron registros de equipajes e inspecciones de paquetería: 112 en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, 17 en el aeropuerto de Barcelona y uno más en el de Palma..
La mayoría de los productos falsos o ilegales hallados en aduanas procedían de China (60,4%) o India (27,3%), aunque también se intervinieron medicamentos procedentes de Rusia, Tailandia, Pakistán, México, Argentina y Uruguay.
La Guardia Civil subraya que la propaganda, venta y suministro de medicamentos fuera de los canales autorizados representa un riesgo para la salud mundial ligado, en muchas ocasiones, a la delincuencia organizada trasnacional y a actividades delictivas globales..

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook