Un local de venta de droga fue desmantelado por la Guardia Civil en Porreres. La investigación se inició en febrero con la detención de una mujer propietaria de un bar del pueblo por un presunto delito de tráfico de drogas tras requisarle varias dosis de cocaína. Tras la detención, y a causa de las numerosas quejas vecinales, se inició la vigilancia del local y se detectó la presencia de gran cantidad de personas, algunas menores, que consumían droga en el bar. Por ello, la semana pasada el Instituto Armado y la Policía Local hicieron una inspección e identificaron a unas 30 personas, se incautaron varios tipos de drogas y se levantaron una docena de denuncias por posesión de sustancias estupefacientes.