Una joven aceptó ayer una pena de dos años de prisión en la Audiencia de Palma por haber llevado droga oculta en su vagina a su hermano, encarcelado en el centro penitenciario de la ciudad, en un vis a vis. La sospechosa, de 27 años de edad, fue descubierta sobre las tres de la tarde del pasado 5 de abril de 2012 cuando entró en la prisión con la intención de realizar una comunicación con su hermano. Antes del vis a vis, los funcionarios le pidieron someterla a un cacheo al despertar sus sospechas y ella misma colaboró y extrajo de su vagina un dátil de hachís y unas pastillas.

La joven, que carece de antecedentes, reconoció que en su casa tenía otros trozos de resina de cannabis para su familiar y los entregó posteriormente. Ayer se declaró culpable de un delito contra la salud pública.