02 de julio de 2015
02.07.2015
Tribunales

Piden 2 años por maltratar a su esposa discapacitada y humillarla en Palma

El hombre controlaba a su mujer durante años, le pegaba y le llamaba "subnormal", según la fiscal

02.07.2015 | 01:10

La fiscalía reclama una condena de dos años de prisión para un hombre acusado de maltratar de forma reiterada a su esposa discapacitada, menospreciarla y humillarla llamándola "subnormal" desde 2004 en Palma. El sospechoso, de 48 años de edad, supuestamente tenía sometida a su mujer y controlaba todos sus movimientos. Según la tesis de la acusación pública, le impedía realizar cualquier actividad sin su consentimiento como llevar a sus hijos al colegio, acudir a un centro médico, trabajar, acceder a las cuentas bancarias o incluso salir de casa.

Un juzgado penal de Palma tenía previsto juzgar ayer por la mañana al presunto maltratador, pero la vista oral se suspendió porque faltaba un perito. El juicio se pospuso para los próximos meses.

La fiscal considera al sospechoso autor de un delito de maltrato habitual. Además de los dos años de cárcel, pide que se le prohíba el derecho a la tenencia y porte de armas durante tres años y que se le prive de aproximarse a la perjudicada a menos de 500 metros así como comunicarse con ella por un periodo de cinco años.

Por otra parte, la acusación particular solicita penas que suman nueve años de prisión al hombre al añadir un delito más, el de abusos sexuales. Según su tesis, el imputado, además de insultar y golpear a su esposa, también la habría obligado a tener sexo en varias ocasiones. La acusación contextualiza la relación sentimental que la pareja mantenía y detalla que ambos se conocieron años atrás en un colegio de la ciudad en el que el hombre trabajaba como profesor y ella, menor de edad, era su alumna. Entonces, la víctima contaba 16 años. La relación fructificó y, al alcanzar los 20 años, la joven se casó con el hombre.

Según el relato de hechos que mantiene el ministerio público en su escrito, los malos tratos se sucedieron desde el año 2004 o, en todo caso, en los últimos cinco años, cuando el acusado actuaba con total desprecio para la salud e integridad de su esposa, sobre la que ejercía todo tipo de violencia.

La fiscalía destaca que el marido menospreciaba de forma constante a su mujer. De forma habitual y por cualquier motivo presuntamente la agredía, propinándole codazos, algún golpe en el pecho sin que esta acudiera a ningún centró médico.

Además, aprovechaba los episodios de violencia doméstica para decirle puta, subnormal, haciendo referencia a la discapacidad psíquica que ella padece, según la versión de la acusación pública. Por último, la tenía totalmente sometida y bajo su control con su actitud, según la fiscalía, y no le dejaba acompañar a los hijos al colegio sin su permiso, o acudir al médico, trabajar o salir del domicilio familiar sin su consentimiento. Esta situación generó que la convivencia fuera insoportable. En abril de 2014, se dictó orden de protección.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook