26 de noviembre de 2014
26.11.2014

Una discapacitada acusa a un vecino de violarla varias veces en Palma

El procesado, de 71 años, admite que mantuvieron relaciones pero alega que fueron consentidas

25.11.2014 | 23:42
El acusado, ayer durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Palma.
Una discapacitada psíquica acusó ayer a un vecino suyo de haberla sometido a abusos y agresiones sexuales varias veces en Palma. La víctima, cuya edad mental es de entre 10 y 12 años, explicó durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial que el sospechoso la hacía ir a su casa con la excusa de ayudar a su mujer en las labores domésticas y una vez allí la obligaba a practicarle felaciones y la sometía a tocamientos. "Yo no quería mantener esas relaciones, le decía que parara", aseguró la mujer. El procesado, para quien la fiscalía reclama nueve años de prisión, admitió que había mantenido relaciones sexuales con la víctima, pero alegó que fueron consentidas y aseguró que no sabía que ella fuera discapacitada.

Los hechos ocurrieron en un bloque de viviendas de la barriada de Nou Llevant, en Palma, donde residían el acusado y la víctima entre los años 2008 y 2010, según reconoció ayer el hombre ante el tribunal de la sección segunda. "Yo veía que era analfabeta, pero tanto como discapacitada no. Un día me puso la mano en los genitales y me dijo: Yo lo que quiero es esto", relató. Desde ese día, la víctima acudió al domicilio del sospechoso con frecuencia para mantener relaciones sexuales, aprovechando que su mujer "tomaba una medicación muy fuerte y se dormía". "Le tocaba los pechos, me hacía felaciones y me masturbaba. Una vez intenté penetrarla, pero vi que no podía y desistí", reconoció el septuagenario. El hombre, sin embargo, alegó que todas las relaciones fueron "con consentimiento" de la víctima. "Nunca la obligué a nada. A veces era yo el que tenía que pedirle que se fuera a su casa", sentenció. El procesado explicó que mantenía una buena relación con la familia de la víctima y que le hizo varios regalos, como pendientes, pulseras y relojes, "para tenerla contenta".

La perjudicada, de mediana edad e incapacitada desde 2010 por sentencia judicial, insistió en que "no quería mantener ese tipo de relaciones" con el acusado. Según su versión, el hombre se aprovechó de la buena relación que mantenían ambas familias para pedirle que fuera a su casa para ayudar en las labores domésticas, ya que su mujer está enferma. "Se sentía enamorado de mí. Yo le dije que podía ser su hija y le pedía que parara. Me sentía muy mal", afirmó la mujer, que relató cómo el acusado la sometió a tocamientos, la obligó a practicarle felaciones e intentó penetrarla analmente. "Nunca le pedí ningún regalo, pero él me compraba joyas de oro", concluyó. Su hermano explicó que cuando ella le contó los abusos sufridos le dijo que el acusado había amenazado con enseñar unas fotos suyas desnuda.

Los médicos y el psicólogo forenses que examinaron a la víctima señalaron que esta tiene un coeficiente intelectual de 65 y padece un retraso mental leve, lo que implica que tiene dificultades para tomar decisiones libremente. Además, según los peritos es fácilmente influenciable y su edad mental es de entre 10 y 12 años. Los especialistas definieron su relato de los hechos como creíble y apuntaron que no tiene tendencia a fabular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine