25 de noviembre de 2014
25.11.2014

Juzgan a un hombre por arrojar por las escaleras y dar una brutal paliza a otro en Palma

Cuatro testigos reconocieron ayer al acusado como uno de los tres agresores que atacaron a la víctima - El imputado negó haber participado en los hechos ocurridos en una discoteca en la Navidad de 2000

25.11.2014 | 02:28
El procesado, de 36 años, ayer por la mañana en el juicio celebrado en la Audiencia de Palma.
La Audiencia de Palma juzgó ayer a un hombre de 36 años por arrojar por las escaleras y dar una brutal paliza a otro en una discoteca de la ciudad en la Navidad de 2000. El sospechoso no actuó solo, sino que otros dos varones le acompañaron al propinar una lluvia de golpes sobre el perjudicado, cliente del establecimiento. Estos dos encausados se encuentran fugados de la justicia y sobre ellos pesan sendas órdenes de busca y captura. Por ello, la vista oral solo se celebró para el primero de los imputados, quien negó de forma rotunda ante la sala su participación en los hechos.

El procesado explicó que la madrugada del pasado 25 de diciembre de 2000 fue a la discoteca situada en la calle Aigo Dolça, en Palma, pero estuvo todo el rato en una terraza y no se vio implicado en ninguna pelea. Según su versión, acudió al local con su entonces mujer y un amigo y no estuvieron mucho tiempo allí porque fueron para felicitar las fiestas al dueño y luego regresaron a casa. "Nunca nos movimos de la terraza del local. No participé en ninguna pelea ni nada. No sé cómo me identificaron", manifestó el hombre.

Su exmujer confirmó su tesis y recordó que cuando llegaron al bar ya había ocurrido todo. "Pasamos por allí para saludar a los dueños. Este nos dijo que había habido un problema con una chica y que tuvieron que echar a un cliente. Por eso, cerraban", indicó.

Sin embargo, los testigos que declararon ayer en el juicio dieron una versión totalmente opuesta e incriminaron sin dudar al acusado. Las personas que presenciaron la agresión destacaron que la víctima sufrió una tremenda paliza por parte de tres hombres, entre ellos el imputado. Cuatro testigos reconocieron al encausado como uno de los atacantes.

"Le metieron una santa paliza que yo no entiendo cómo está vivo. Fue brutal. Le pegaron tres personas por todo el cuerpo", detalló uno de los clientes de la discoteca palmesana. Según su versión, todo empezó cuando el perjudicado bailaba en la pista y una chica muy alta se le acercó. "Él la apartó y le dijo que no quería saber nada de ella. Entonces, ella le empujó y la víctima cayó al suelo. En ese momento, tres personas saltaron de detrás de la barra y empezaron a agredirle. Luego, lo tiraron por las escaleras. Una vez en el suelo, siguieron pegándole patadas y puñetazos por todo. Cuando apareció la Policía, pararon", recordó el hombre. Según apuntaron los testigos, los agresores fueron un pinchadiscos del establecimiento, un camarero y un portero. "Le pegaron de mala manera. Yo cuando quise meterme, me empujaron y tiraron a una jardinera. La víctima iba un poco bebida, pero no hizo nada malo en el local. Cuando estaba tumbada en el suelo al pie de las escaleras, yo creo que ya no estaba consciente de tanto que le pegaron", añadió el testigo.

Un acompañante confirmó que vio al procesado participar en la agresión. "Lo tiraron por las escaleras y rodó como una pelota. El afectado iba muy borracho, iba como una cuba", señaló. Otro hombre relató que el perjudicado estaba hecho "un cromo" en el suelo. "Lo dejaron detrás de un coche, echo polvo", insistió. Los testigos comentaron que al tratar de defenderle fueron embestidos por los agresores. La víctima sufrió un traumatismo facial y varios hematomas y contusiones. El fiscal solicitó dos años y nueve meses de cárcel por un delito de lesiones. La defensa, la absolución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine