Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coll de Rabassa

Un incendio en un edificio del Coll obliga a desalojar a un centenar de personas

Los vecinos rescataron a una mujer que pedía auxilio en un balcón, seis residentes sufrieron intoxicación por humo y cuatro fueron trasladados a Son Llàtzer - La Guardia Civil investiga si un fuego en un noveno piso de Port Adriano fue intencionado

Un incendio en un edificio del Coll obliga a desalojar a un centenar de personas

Una aciaga jornada de incendios se registró ayer en dos puntos bien dispares de Mallorca. Las llamas declaradas por la tarde en un tercer piso de una torre del Coll den Rabassa obligaron a desalojar un centenar de vecinos. Unas seis personas resultaron intoxicadas y cuatro de ellas fueron hospitalizadas. De madrugada, otro fuego, con indicios de haber sido intencionado, se inició en un noveno piso de un edificio de 11 plantas situado en las inmediaciones de Port Adriano.

El incendio declarado sobre las 18.20 horas en una tercera planta del número 15 de la calle Illes Pitiüses despertó todas las alarmas. Los vecinos rescataron a una mujer que pedía auxilio desde el balcón. Todas las dotaciones disponibles del parque central y de la Playa de Palma de los Bombers se movilizaron hasta esta torre.

En pocos minutos las llamas subieron tres pisos, desde el tercero hasta el sexto. A los vecinos que se encontraban en los pisos superiores se les instó a subir a la azotea. Mientras, los residentes en las tres primeras plantas fueron evacuados rápidamente.

Una vez que los bomberos tenían el fuego controlado, acompañaron a los vecinos para que pudieran descender por la escalera. Los ascensores, lógicamente, no estaban operativos.

Las asistencias sanitarias del Ib-salut atendieron a seis personas por inhalación de humo. Tres de ellas fueron trasladadas en ambulancia y una en UVI móvil hasta el hospital Son Llàtzer.

Efectivos de la Policía Local de Palma regularon el tráfico en las calles adyacentes y agentes del Cuerpo Nacional de Policía velaron por la seguridad.

Fuego en una caseta de herramientas situada junto a la carretera del Port d´Andratx. LORENZO GUTIÉRREZ

Por otro lado, un incendio de madrugada declarado en un noveno piso de un edificio de Port Adriano despertó todas las sospechas. Los primeros indicios apuntan a que el fuego pudo haber sido intencionado. La Guardia Civil investiga el origen de las llamas que obligaron a desalojar todo el inmueble.

Cuatro guardias civiles acudieron rápidamente al lugar del siniestro. Uno de los agentes rescató a una anciana en silla de ruedas y sufrió una intoxicación por inhalación de humo. Tuvo que ser hospitalizado para ser explorado en profundidad.

El incendio se inició sobre las dos menos cuarto de la madrugada en la novena planta del edificio Toro I, situado en el número 12 de la carretera que comunica Magaluf con Santa Ponça.

Dotaciones de Bombers de Mallorca, procedentes del parque de Calvià, acudieron rápidamente al lugar del incendio. Asimismo, efectivos de Bombers de Palma, del parque de sa Taulera, apoyaron las labores de extinción. También se movilizaron agentes de la Policía Local de Calvià.

Llamaradas

"Vimos asomar unas llamaradas y un fuerte olor a humo", apuntaron unos vecinos de una vivienda situada en el piso inmediatamente inferior al del siniestro. "Por fortuna los bomberos llegaron muy rápido y nos desalojaron", indicaron.

Al parecer, el incendio se había iniciado de forma extraña en un colchón de una de las viviendas de la novena planta. Investigadores del Laboratorio Criminalístico de la Guardia Civil se encargaron durante la mañana de ayer de recabar pruebas para averiguar si el fuego había sido intencionado.

Unas horas antes, sobre las ocho de la tarde del lunes, un espectacular incendio se declaró en una caseta de herramientas situada junto a la carretera del Port d'Andratx. Un carril tuvo que ser cortado al tráfico.

Investigadores de la Guardia Civil examinan el edificio donde se inició el incendio en Port Adriano. L. MARINA

Compartir el artículo

stats