Tres hombres saltaron a una lancha neumática después de intentar forzar con un soplete un furgón blindado en la bodega del barco 'Posidonia', que cubría el trayecto entre Formentera e Ibiza entre las una y las dos de la tarde. Un marinero sorprendió a los delincuentes, que salieron corriendo.

Todo sucedió muy rápido, por lo que a la tripulación no le dio tiempo a detenerlos. Escaparon a toda velocidad en la Zódiac, en la que les esperaba al menos un compinche.

Una vez en el puerto de Ibiza, la Guardia Civil pidió la documentación a todos los pasajeros y realizó varios registros. Por el momento, no hay ningún detenido.