El incendio de un coche en la autovía Palma a Inca provocó ayer largas retenciones de vehículos. Por fortuna no hubo que lamentar ningún daño personal, pese a la alarma que causó la espesa humareda.

El siniestro se inició sobre las cinco y media de la tarde, a la altura de Son Fusteret, en el carril izquierdo de la autovía en sentido hacia la capital de es Raiguer.

Varias dotaciones de Bombers de Palma se desplazaron hasta el lugar y sofocaron el fuego, localizado en el motor de un automóvil, antes de que cobrara mayores dimensiones.

Efectivos de la Guardia Civil de Tráfico, por su parte, se encargaron de regular el tráfico mientras los servicios de extinción apagaban el incendio.