25 de julio de 2014
25.07.2014
Catástrofe aérea

El avión siniestrado en Mali se desintegró en una zona de nueve hectáreas

La única certeza que se tiene hasta el momento sobre el accidente es que el avión atravesó una franja de fuertes tormentas - Los restos mortales de los mallorquines y del resto del pasaje serán trasladados a Gao antes de que sean repatriados

25.07.2014 | 17:21
El avión siniestrado en Mali se desintegró en una zona de nueve hectáreas
El avión siniestrado en Mali se desintegró en una zona de nueve hectáreas

El avión de Swiftair pilotado por los mallorquines Agustín Comerón e Isabel Gost que se estrelló el jueves en Gossi, en el este de Mali, se encuentra totalmente desintegrado y sus restos diseminados en un espacio de unas nueve hectáreas que son vigiladas por 220 militares de Francia, Mali y Holanda, informaron hoy las autoridades francesas.

El aparato de la empresa española había superado con éxito todas las inspecciones y estaba en buenas condiciones para volar. Así lo ha confirmado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha explicado que el avión, que cubría un vuelo de Air Algerie operado por la compañía española, había pasado su revisión anual para prorrogar el certificado de aeronavegabilidad el pasado mes de enero.

Además, hace sólo tres días, el pasado 22 de julio, la Dirección General de Aviación Francesa efectuó al aparato -un MD83- una inspección en rampa en el aeropuerto de Marsella y "no se registró ninguna discrepancia relevante".

Desde 2013, la compañía ha sido sometida a 33 inspecciones sobre requisitos de operaciones en vuelo, entre los que se incluye la formación y capacitación de los pilotos, y a 31 sobre los requisitos de aeronavegabilidad, con resultados "satisfactorios".

Entretanto, el Ministerio de Defensa ha ofrecido a Francia un avión C-295, destacado en Dakar (Senegal) y el Hércules que tiene en Libreville (Gabón), así como los efectivos desplegados en la misión de Mali para ayudar a las labores de rescate.

Además, el Ministerio de Fomento ha puesto en marcha un protocolo de atención para los familiares de los seis españoles fallecidos, con quienes ya se ha puesto en contacto.

Los restos del aparato se encuentran diseminados en un terreno de unas nueve hectáreas de difícil acceso en la región maliense de Gossi y están siendo custodiados por 200 militares de Francia, Mali y Holanda desplegados en la zona de la catástrofe.

Una de las dos cajas negras ya ha aparecido y ha sido inmediatamente trasladada a Gao, la ciudad más cercana, a 100 kilómetros de Gossi, y supuestamente la mejor equipada de la región.

Localizados ya los restos del aparato, la Comisión de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) dependiente de Fomento se va a incorporar al equipo de investigación del siniestro.

De hecho, dos expertos de la CIAIAC viajarán mañana a Bamako, la capital de Mali, en un avión del Ejército del Aire que saldrá desde la base área de Torrejón en Madrid para sumarse a la investigación.

La única certeza que se tiene hasta el momento sobre el accidente es que el avión atravesaba una zona de fuertes tormentas y que los pilotos manifestaron su intención de cambiar de ruta justo antes de que se perdiera el contacto con el aparato.

El sindicato de pilotos Sepla ha expresado sus condolencias a las familias de las víctimas y ha pedido "máxima prudencia" a la hora de facilitar información que pueda alterar el ritmo de la investigación o la intimidad de los familiares.

Reclama una investigación independiente que salvaguarde la intimidad de los tripulantes, pasajeros y familiares e insta a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) a que supervise "eficientemente" las operaciones en países extranjeros.

El sindicato recuerda que Swiftair es una compañía española que centra su modelo de negocio principalmente alquilando aviones, por lo que gran parte de su flota y su tripulación opera subcontratada.

Por ello, insiste en la necesidad de que AESA sea "especialmente escrupulosa" en la supervisión que se haga a este tipo de compañías sobre todo cuando operan fuera de España, donde su capacidad de control queda limitada.

En esta misma línea, el Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (Copac) ha pedido dedicar todos los recursos necesarios para llevar a cabo una investigación exhaustiva sobre las circunstancias del accidente desde el punto de vista operacional, empresarial, humano y normativo.

Desde el Gobierno, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se ha mostrado "hondamente consternado" por el "trágico accidente" y ha dicho estar convencido de que la tripulación española dio "lo mejor de sí mismos" para tratar de salvar la vida de todos los pasajeros.

En un comunicado, Rajoy ha expresado sus condolencias a las familias de los pilotos y del resto de la tripulación, así como a los allegados del centenar de pasajeros fallecidos en el siniestro.

"Tengo la absoluta certeza de que, tanto el piloto Agustín Comerón, como la copiloto Isabel Gost y los tripulantes de cabina Rafael Gasanalieb, Miguel Ángel Rueda, Raúl Montero y Federico Cárdenas, dieron lo mejor hasta el último momento en el afán más noble: salvar la vida de todos sus pasajeros", ha subrayado.

El jefe del Ejecutivo ha destacado que desde el primer momento el Gobierno de España ha coordinado sus esfuerzos con los del resto de países afectados para repatriar a las víctimas españolas, "asistir a sus familias en este trance" y esclarecer las causas del accidente.

Nacido en Extremadura, Agustín Comerón, de 48 años, residía en el municipio mallorquín de Marratxí junto a su esposa y sus dos hijos, y había trabajado en la desaparecida Spanair.

Igualmente Isabel Gost, soltera e hija de payeses de la localidad mallorquina de Sa Pobla, había formado parte de esa compañía aérea.

En cuanto a la tripulación auxiliar, Raúl Montero Rodríguez, donostiarra de 28 años, había dejado su trabajo en un hotel de San Sebastián para estudiar en una academia de Madrid con el fin de cumplir su anhelo de ser tripulante de cabina y llevaba en Swiftair desde el pasado año.

Otros dos tripulantes, Miguel Ángel Rueda y Federico Cárdernas, eran madrileños y éste último era militante de UPyD en Móstoles.

El sexto tripulante ser Rafael Gasanaliev, que había trabajado anteriormente en Air Europa, según su perfil de Facebook.

LOS RESTOS MORTALES DE LAS VÍCTIMAS SERÁN TRASLADADOS A GAO

En una conferencia de prensa junto a los responsables franceses de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y Transporte, Frédéric Cuvillier, Fabius confirmó que todos los ocupantes del MD-83 de la compañía española Swiftair que volaba para Air Algérie entre Uagadugú y Argel han muerto. Los restos mortales de las víctimas serán trasladados a Gao antes de que ser repatriados a sus países de origen.

Francia ha enviado al lugar de la catástrofe, en el este de Mali, un equipo de expertos del organismo encargado de la investigación de accidentes aéreos, el BEA, y forenses de la Gendarmería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook