La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer la identidad y las causas de la muerte de una persona cuyo cadáver apareció ayer flotando en aguas de Cala Tuent, en Escorca. El cuerpo, que fue avistado por los tripulantes de una embarcación turística, se encuentra en un estado de descomposición tan avanzado que ayer no pudo determinarse ni su sexo ni su edad. El cadáver, rescatado en un operativo conjunto de Salvamento Marítimo y la Guardia Civil, fue trasladado a sa Calobra y después al Instituto de Medicina Legal de Palma, donde se practicará la autopsia. Los investigadores sospechan que el cadáver llevaba varias semanas en el mar y que podría haber recorrida una gran distancia.

El cuerpo fue localizado hacia las cuatro de la tarde por los ocupantes de una barca de transporte de pasajeros que realiza el trayecto entre el Port de Sóller y sa Calobra. Los navegantes descubrieron un bulto extraño flotando en las inmediaciones de Cala Tuent y, tras comprobar que podía tratarse del cadáver de una persona, dieron aviso a los servicios de emergencias, que se movilizaron de inmediato.

Al lugar se desplazó en primer término la lancha LS Galatea de Salvamento Marítimo, gestionada por voluntarios de Cruz Roja y con base en el Port de Sóller. También acudieron agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y la patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Los buzos rescataron el cuerpo y una embarcación lo trasladó a sa Calobra, donde la Policía Judicial lo examinó con detenimiento.

Muy deteriorado

El cadáver, vestido con ropa de calle, se encuentra en un estado de descomposición tan avanzado que ayer fue imposible determinar su sexo y su edad aproximada. Los agentes creen que llevaba varias semanas o incluso meses en el mar, lo que podría suponer que haya recorrido una gran distancia durante ese tiempo.

Estaba previsto que hoy se le practique la autopsia para intentar aclarar las causas de la muerte y se tomen muestras al cadáver para intentar identificarlo mediante las bases de datos de ADN y de huellas dactilares que comparten varios países.