­La Audiencia Provincial de Palma tiene previsto celebrar el próximo jueves 12 de junio el juicio de conformidad del descuartizador de Pere Garau, Diego G.R., el profesor de religión de 40 años que mató a martillazos en la cabeza a su hermano menor y luego troceó su cadáver con un hacha y lo ocultó en un congelador y en la nevera de su casa, en Palma, en septiembre de 2013.

El acusado, que se entregó ante la Policía Nacional 19 días después de cometer el crimen y confesó los hechos, ha alcanzado un acuerdo previo con la fiscalía, lo que va a evitar la celebración de un juicio con jurado popular. El hombre, que está encarcelado desde su detención, acepta una pena de diez años de prisión por un delito de homicidio con la circunstancia agravante de parentesco y la atenuante de confesión.

El imputado compartía su vivienda de la calle Pere Llobera, en el barrio de Pere Garau, con su hermano menor, Víctor, de 32 años, desde finales de 2012, según el fiscal. La convivencia se hizo insoportable para Diego por problemas domésticos con su hermano. El pasado 11 de septiembre de 2013 ambos discutieron porque el acusado quería echarle de casa. El profesor, con ánimo de acabar con la vida de Víctor, le golpeó fuertemente en la cabeza con un martillo tipo maza de doble cabezal. Cuando la víctima cayó al suelo, le propinó al menos otros cuatro martillazos hasta matarle.

Luego, para ocultar los hechos, sobre las siete de la tarde de ese mismo día, el homicida compró un arcón congelador en una tienda y descuartizó el cadáver de su hermano con un hacha que tenía en casa. Seccionó el cuerpo en ocho partes y las introdujo en el arcón y en la nevera. Días después, el 30 de septiembre de madrugada, acudió a la Jefatura de Palma y confesó el crimen y todas las circunstancias que lo rodearon.