Un hombre amenazó a su propia madre y a un sobrino a punta de cuchillo porque no le daban dinero para costear su afición al juego. La Policía Local de Manacor detuvo el sábado al agresor por un presunto delito de amenazas con arma blanca.

Los hechos tuvieron lugar sobre las diez y media de la noche del pasado sábado en un domicilio de la capital del Llevant. De repente, un hombre de 50 años, con antecedentes por robo vinculado a su adicción a la droga, exigió a su anciana madre, de 82 años, que le diera dinero. Al parecer, en los últimos años había sustituido la toxicomanía por la ludopatía.

La negativa de la madre a darle más dinero no fue encajada precisamente de buen grado por el sujeto. Para tratar de amedrentar a la progenitora comenzó a romper la vajilla y a causar graves destrozos en los muebles.

La mujer, atemorizada, avisó a su otra hija para que acudiera rápidamente en su auxilio. Esta se personó en el domicilio acompañada por el nieto de la víctima.

Nada más verlos llegar, el individuo reaccionó de forma airada. Se dirigió a la cocina y cogió un cuchillo de 17 centímetros de hoja. Amenazó con clavárselo tanto a su madre como a su sobrino.

En vista de que podía cumplir sus amenazas de un momento a otro, la hermana del agresor bajó a la calle a pedir auxilio. La mujer paró a dos patrullas de la Policía Local de Manacor y les comunicó lo que había sucedido.

Los agentes subieron rápidamente al domicilio y, nada más entrar, se toparon con múltiples destrozos de platos y en el mobiliario. Sobre la una de la madruga del domingo procedieron a su detención. El presunto autor de las amenazas con arma blanca fue puesto ayer a disposición judicial en los juzgados de Manacor.