La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) negó ayer que hubiera riesgo de colisión entre dos aviones que venían a Palma el pasado domingo. Fuentes del colectivo explicaron que los dos aparatos mantuvieron en todo momento una distancia de seguridad de 2.000 pies y que uno de los pilotos, al recibir un aviso de que tenía otra aeronave sobre la suya, optó por descender "1.300 pies bruscamente, de forma innecesaria y sin comunicarlo al centro de control".

Según USCA, el incidente ocurrió a las 17:09 horas cuando un avión de Air Berlin que cubría la ruta Sevilla-Palma y otro de Air Nostrum que llegaba a la isla desde Valencia volaban por una misma aerovía y de forma paralela pero separados por los 2.000 pies de altitud reglamentarios. El piloto del avión de Air Nostrum, explicaron fuentes del sindicato, recibió un aviso de que tenía otro aparato sobre él y decidió descender de inmediato. USCA puntualizó que en ningún momento hubo peligro de colisión y que se trató de una maniobra "innecesaria". El piloto de Air Berlin no percibió riesgo alguno.