09 de octubre de 2013
09.10.2013

Condenados cinco empresarios por la muerte de un obrero que cayó de 4 metros

El operario, de 49 años, se precipitó por un hueco a la planta baja de un chalé en obras en Bendinat - Los imputados aceptaron ayer un año de cárcel

09.10.2013 | 06:50
Un juzgado de Palma ha condenado a cinco empresarios del sector de la construcción a un año de prisión por un grave accidente laboral ocurrido en el verano de 2006 en un chalé en obras en Bendinat (Calvià) en el que un obrero sufrió una caída desde cuatro metros de altura que le costó la vida. La víctima, un oficial de primera de 49 años, falleció en el hospital de Son Dureta poco después de ingresar en estado crítico. El operario se precipitó por un hueco desde el primer piso al suelo de la planta baja de la vivienda. Sufrió gravísimas lesiones como un traumatismo craneoencefálico y torácico que le produjeron la muerte.
El agujero no contaba con las medidas de protección y de seguridad pertinentes. Además, según el fiscal, no se utilizaron arneses ante el riesgo de caída, ya que no estaban a disposición de los empleados y tampoco existía un punto de anclaje fijo.
Los cinco imputados, dos constructores, dos promotores y un contratista de una empresa de carpintería, aceptaron ayer ante el magistrado del juzgado de lo penal 4 de Palma, Juan Manuel Sobrino, penas que suman un año de cárcel por un homicidio imprudente y un delito contra los derechos de los trabajadores. Esta condena se sustituye por una multa. Además, los cinco empresarios han sido inhabilitados para de-sempeñar su profesión durante el tiempo de la condena.
El juez ha apreciado las circunstancias atenuantes de dilaciones indebidas, ya que el siniestro se produjo en 2006, y la de reparación del daño, ya que los familiares del fallecido ya han sido indemnizados.
Los hechos tuvieron lugar el pasado 7 de julio de 2006 en un chalé en obras, ubicado en la avenida Mallorca de Bendinat, en Calvià. Sobre las doce del mediodía, dos trabajadores estaban sobre una plataforma metálica de trabajo y unos tablones, encima de un hueco, para observar la perspectiva de la tarea realizada, que consistía en el revestimiento con planchas de madera del hueco del ascensor. Uno de los operarios, de 49 años, dio unos pasos atrás para mirar mejor el trabajo efectuado, de espaldas a una zona que había quedado desprotegida. Así, se precipitó por un hueco a la planta baja desde 4,20 metros de altura. Tras las graves lesiones sufridas en la caída, la víctima murió. Los trabajadores anteriormente habían desmontado unas vallas de seguridad para poder trabajar en el lugar.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook