­Un juzgado de Palma condenó ayer a una joven a dos años de prisión por robar varias joyas a una menor, de 17 años, por el procedimiento del tirón a mediados de 2011. La asaltante le arrancó dos pulseras de la muñeca y le arrebató una cadena de oro del cuello con gran violencia en Palma. Acto seguido, le obligó a que le entregara otras tres pulseras bajo amenazas de que la iba a "rajar".

La acusada, de 20 años, defendida por el letrado Miquel Àngel Ordinas, aceptó ayer la pena y se declaró culpable de un delito de robo con violencia. Los hechos ocurrieron el 23 de mayo de 2011, sobre las cuatro y media de la tarde, cuando la sospechosa se aproximó a la víctima en una calle de Palma y la desvalijó dándole tirones e intimidándola. La ladrona se hallaba presa desde septiembre de este año y ayer quedó libre.