­La Policía ha detenido en Palma a una adolescente de 17 años, recluida en un centro de internamiento, por retener a uno de sus educadores en su habitación. La menor exigía a la víctima que le diera más medicación para dejarle marchar. Los agentes negociaron con ella hasta conseguir que cejara en su empeño y la arrestaron por un delito de detención ilegal.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles por la noche, cuando los responsables del centro alertaron a la Policía de que una de las internas tenía secuestrado en su habitación a uno de los educadores. Al lugar acudió de inmediato una patrulla, cuyos agentes encontraron a la adolescente en el quicio de la puerta y a la víctima en el interior. Aunque en principio se negó a dejarles pasar, acabó desistiendo y fue arrestada. Según explicó el afectado, la menor se había puesto muy nerviosa cuando él se negó a darle más dosis de la medicación que toma y, tras retenerlo en la habitación, amenazó con agredirle si intentaba marcharse.