­Los bomberos de Palma cuentan desde ayer con un módulo de entrenamiento instalado en el patio del parque central de Son Malferit. Esta galería está formada por cuatro contenedores que en su interior simulan un hogar, con su cocina, sala de estar, escaleras y baños, así como una oficina con mesa de ordenador. Una estancia con paneles móviles la convierte en un laberinto. En cualquiera de ellas se puede simular un incendio, con llamas reales, vigiladas desde un centro de control, equipado con la más moderna tecnología.