16 de junio de 2011
16.06.2011

Presos del Centro de Inserción Social de Palma retienen a un ladrón de coches

Los internos observaron desde dentro del recinto cómo estaban forzando unos vehículos a escasa distancia

16.06.2011 | 08:30
La colaboración de los presos del Centro de Inserción Social (CIS) resultó crucial para detener a un ladrón de coches. Los reclusos solicitaron permiso para salir de las instalaciones. Una vez fuera del recinto de Son Malferit, lograron retener a un delincuente que robaba en el interior de un vehículo.
Los hechos ocurrieron sobre las 23.30 horas del pasado lunes en la calle Son Sastre. El delito se estaba cometiendo a escasos metros del centro donde cumplen condena en régimen de tercer grado reclusos de Palma.
De repente, los internos se percataron del delito que estaba teniendo lugar ante sus ojos. Dos individuos estaban desvalijando los coches estacionados en las inmediaciones del centro.
La actuación de los reclusos resultó providencial. Los presos hicieron gala del nombre del recinto —inserción social— e impidieron que uno de los ladrones consiguiera darse a la fuga mientras manipulaba el maletero de otro coche. En cambio, el otro ladrón logró llevarse el radio CD del vehículo.
Uno de los propietarios de los automóviles que acababan de ser forzados por los delincuentes avisó al 091 para denunciar el delito. Acto seguido, un coche zeta del Cuerpo Nacional de Policía que se encontraba patrullando por las inmediaciones se desplazó rápidamente hasta el lugar señalado.

Agarrando al delincuente
Cuando los funcionarios llegaron a la calle Son Sastre se encontraron con los internos del centro agarrando fuertemente al ladrón. En su poder tenía una maleta porta CD y herramienta multiusos con la que forzaba las puertas de los vehículos.
A continuación, los policías detuvieron al delincuente como presunto autor de un delito de robo con fuerza en las cosas. El ladrón, de 31 años, tenía seis antecedentes en su haber.
El Centro de Inserción Social Joaquín Ruiz Giménez y la Unidad Penitenciaria de Madres, ambos en Son Malferit, supusieron un proyecto pionero en toda España en el tratamiento de los reclusos. En el primer caso, como su propio nombre indica, pretendía que los internos a punto de cumplir su condena íntegra se fueran socializando para evitar que resultara traumática. Mientras, a las madres se les prepara un entorno más acogedor para ellas y sus hijos.
La reacción de colaboración con la Policía de los no hace tanto tiempo delincuentes al retener a un ladrón demuestra la eficacia del centro

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook