Un joven de nacionalidad dominicana, presunto integrante de una banda latina, fue condenado ayer a seis meses de prisión por un incidente que mantuvo con otro chico en una discoteca de Palma. El acusado, Eddy T.C., de 19 años de edad, intentó apuñalar dos veces a su oponente, pero en ninguno de los dos casos lo consiguió. Se peleó con la víctima porque los dos jóvenes pretendían bailar con la misma chica.

Los hechos ocurrieron en una discoteca de Palma el día 22 de febrero del pasado año. El acusado discutió con un joven colombiano. Ambos salieron a la calle. De pronto, Eddy sacó un cuchillo e intentó clavárselo al otro individuo en el estómago, pero éste evitó el golpe. Los testigos que vieron la pelea mediaron en la disputa y separaron a los dos individuos. Ambos se mantuvieron a una distancia prudencial uno del otro, hasta que el acusado se abalanzó de nuevo sobre el otro joven y, al tiempo que le gritaba "ahora verás", le propinó un golpe en la cara e intentó clavarle el cuchillo en el pecho. La víctima logró evitar por segunda vez que el cuchillo le alcanzara.

El acusado se declaró ayer culpable del delito de lesiones que le imputó el fiscal, que inicialmente le acusaba de un intento de homicidio y solicitaba una pena de ocho años de prisión.

El presidente del tribunal advirtió al acusado que le habían llegado rumores de que alguna persona de su entorno había amenazado a un testigo que estaba citado a declarar en el juicio. El magistrado, lógicamente, le advirtió al acusado, que ahora mismo se encuentra en prisión, de las consecuencias que conllevaban este tipo de amenazas a testigos.