Un hombre de 48 años resultó herido de gravedad ayer por la mañana al hundirse el tejado de un gallinero que estaba reparando en una finca del Camí de Son Ferrer, en Santa Margalida.

El accidente ocurrió sobre las once y media de la mañana. Al lugar se desplazaron con urgencia dos patrullas de la Policía Local de Santa Margalida y una de la Guardia Civil, que dieron la primera asistencia al herido hasta que llegó la ambulancia. Fue trasladado a Son Dureta con un traumatismo craneal muy grave.

El hombre estaba arreglando el tejado de un gallinero, que se hundió bajo su peso y se golpeó en la cabeza contra el suelo.