03 de julio de 2010
03.07.2010

Una huella dactilar, clave para resolver el asesinato de Yvonne O´Brien en 1999

La Guardia Civil solicita a la Interpol los informes sobre un sospechoso detenido en Inglaterra

03.07.2010 | 08:30

Una huella digital, hasta ahora sin nombre, es la clave en el caso de Yvonne O´Brien, la británica asesinada de forma atroz en un domicilio de Alcúdia en 1999. La Guardia Civil ha reactivado recientemente la investigación tras recibir informaciones sobre la posible implicación en el caso de Danilo Restivo, un italiano actualmente en prisión en Inglaterra y sospechoso de la muerte de dos mujeres con características similares a la de Yvonne O´Brien.
Las primeras gestiones de la Guardia Civil han sido ponerse en contacto con la Interpol, para que a su vez solicite de la Policía británica e italiana los informes sobre Danilo Restivo. El informe principal será el de Gran Bretaña, donde Restivo fue arrestado el pasado mes de mayo por la muerte de una mujer que vivía enfrente de su domicilio, en la ciudad de Bournemouth, y donde está en la actualidad encarcelado. Estos informes de la Policía británica sobre Restivo incluirían sus fotografías, perfil genético y huellas dactilares.
Y en las huellas reside gran parte de las esperanzas para poder resolver el asesinato de Yvonne O´Brien. Durante las diligencias tras el crimen, en agosto de 1999, la Guardia Civil descubrió una huella dactilar en la puerta de su domicilio. Se trata de una huella "dubitada", es decir, que se desconoce a quién pertenece. En el caso de que coincidiera con las del sospechoso italiano, se convertiría en una prueba de cargo contra él.
La Guardia Civil ha recuperado el extenso dossier que se confeccionó en su día sobre el crimen de Alcúdia, que incluye además la declaración de decenas de testigos. Los agentes están intentando comprobar si hay alguna constancia de que Danilo Restivo estuviera en Mallorca en las fechas en que se cometió el crimen.
Yvonne O´Brien tenía 44 años cuando fue asesinada en la casa de Alcúdia donde residía, en la noche del 29 de agosto de 1999. La mujer fue estrangulada con un cable y el asesino le amputó un pecho y la mandíbula. En las paredes escribió, con la sangre de la víctima, las palabras "amor", "sexo" y "paz", además del símbolo de la paz.
Por su parte, el italiano Danilo Restivo, de 38 años, es sospechoso de matar a la joven Elisa Claps, de 17 años, en 1993 en la ciudad italiana de Potenza. También se le acusa del asesinato de Heather Barnett, de 48 años, en Bournemout. Las dos víctimas sufrieron amputaciones en los pechos similares a las que presentaba el cadáver de Yvonne O´Brien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook