09 de julio de 2008
09.07.2008
Los vendedores ambulantes compraban en el local el material que luego vendían en la calle

La Policía Local desmantela un punto de distribución de gafas de sol falsas en Playa de Palma

09.07.2008 | 02:00
Un policía, junto a las más de mil gafas de sol falsas intervenidas ayer en Playa de Palma.

Los agentes se incautaron de 1.271 productos falsificados y arrestaron al dueño del comercio

Los vendedores ambulantes que recorren la Playa de Palma ofreciendo gafas de sol a los turistas deberán buscarse otro proveedor. La Policía Local desmanteló ayer a mediodía uno de los puntos que abastecía de este material falsificado a los mercaderes callejeros. Los agentes arrestaron al dueño del comercio, un senegalés de 23 años, por un presunto delito contra la propiedad industrial y se incautaron de 1.271 gafas que imitaban los diseños de prestigiosas firmas.
El comercio desmantelado ayer estaba situado en un discreto segundo plano, en el número uno de la calle Bartolomé Calafell, en la zona de Playa de Palma. A una distancia prudencial de la primera línea, donde cientos de turistas adquieren a diario productos falsificados a precios que evidencian su origen fraudulento.
Siete agentes de la Policía Local de Palma entraron en el establecimiento -una suerte de zapatería, locutorio, cibercafé y bazar-, hacia la una de la tarde. Habían comprobado ya que en el escaparate se exhibían gafas de sol de exclusivas firmas a un precio tan módico como sospechoso: 5 euros. Los agentes descubrieron en el interior del comercio un total de 1.271 gafas falsificadas. 900 imitaban modelos de Armani, 333 de Chanel y 38 de Dior. Todos estos productos fueron decomisados y según explicaron fuentes policiales serán trasladados al juzgado, que previsiblemente ordenará su destrucción.
El propietario del establecimiento, donde hace unos cuatro años ya se intervinieron miles de productos falsos, quedó detenido por un presunto delito contra la propiedad industrial.
Parece ser que en este comercio se vendían las gafas de sol a los vendedores ambulantes que recorren durante todo el día la zona de Playa de Palma ofreciendo estos productos a los turistas a unos cuatro euros. Se trataba, por tanto, de un punto de distribución de material falsificado. De hecho, los agentes que participaron en esta operación pudieron observar cómo algunos de estos vendedores acudían al comercio y se marchaban al descubrir la presencia policial.
Fuentes policiales explicaron que este tipo de productos falsos suelen almacenarse en garajes particulares y no en comercios como el que fue desmantelado ayer. Los agentes tienen constancia de que hay otros puntos de distribución de objetos fraudulentos en la misma zona. La Policía Local destacó además la peligrosidad de utilizar gafas de sol no homologadas, ya que pueden provocar importantes daños en la vista.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine