Un hombre presuntamente mató ayer con arma blanca a sus tres hijos, de entre dos y siete años, antes de intentarse suicidarse, en una localidad del departamento de Oise, a unos 45 kilómetros al norte de París. Según informaron fuentes judiciales y de la Gendarmería, el drama ocurrió de madrugada en la vivienda de la familia, en Bornel.

Los gendarmes y los bomberos, alertados poco después de las 5.00 horas, descubrieron en la casa los cuerpos apuñalados de dos niños, de cuatro y siete años, y de una niña de dos años.

El padre y presunto asesino, de 37 años, intentó suicidarse con una navaja y ha sido hospitalizado, pero su vida no corre peligro, precisaron las fuentes.

La madre, que no fue agredida, según indicó la Fiscalía a medios locales, también fue hospitalizada.

Por el momento, las autoridades desconocen el origen del drama, aunque no excluyen una disputa conyugal.