Los padres de Madeleine, desaparecida desde mayo pasado, enviaron un conmovedor mensaje en vídeo con motivo de la Navidad a su hija. "Madeleine, somos mamá y papá", dice Kate McCann, de 40 años, en el video. "Hacemos todo lo que podemos, Madeleine, para encontrarte. Muchas personas buenas y amables nos ayudan. ¡Sé valiente, cariño!" El padre, Gerry McCann, pide por su parte indicios para encontrar a su hija. El vídeo contiene también imágenes de la Navidad pasada de la familia. "Desde que se llevaron a Madeleine el 3 de mayo, alguien sabe lo que le pasó y podría saber también dónde está. Esa persona tiene el poder de reunir compasión y acabar con esta terrible tortura para nosotros".

Los padres solicitaron de nuevo a toda persona que pueda tener pistas sobre el paradero de su hija que contacte con la agencia de detectives española Método 3 -también de forma anónima, al número 0034-902 300 213-, o a confesar lo que saben a un sacerdote para que este pueda a su vez transmitir la información.

En el vídeo se ve asimismo cómo la pequeña Madeleine abre los regalos de la Navidad 2006 y recibe una mochila rosa que se llevó luego a las vacaciones en Portugal, donde desapareció de la casa en la que la familia pasaba las vacaciones.Cientos de personas conmovidas por el caso de Madeleine McCann enviaron estos días a sus padres regalos de Navidad y tarjetas para la niña.

También llegaron a la casa familiar en Rothley, en el condado inglés de Leicester, numerosos regalos para los dos hermanos mellizos de dos años de Madeleine, quien desapareció en mayo cuando tenía cuatro años de la vivienda en la que la familia pasaba sus vacaciones en Portugal.

La familia pasará las fiestas en su casa en calma, señaló hoy su portavoz, Clarence Mitchell. Kate y Gerry McCann están "extraordinariamente agradecidos a todos los que los apoyan y que piensan en Navidad en Madeleine; eso les da fuerza", declaró.

Previamente, la pareja había señalado que para ellos es muy difícil pasar estas fechas sin Madeleine. Además de tener "una celebración íntima muy tranquila", irán a la misa de gallo en la iglesia católica de Rothley, en la que se pedirá por Madeleine.

El paradero de la niña no ha podido ser esclarecido pese a numerosas investigaciones policiales y la participación de innumerables voluntarios en varios países del mundo. Por momentos fueron sospechosos incluso los padres -que son médicos-, de quienes se dijo que pudieron matar por accidente a su hija al darle un sedante.

Aunque no hay nuevos indicios y se desvanecieron las sospechas contra los padres y contra un británico residente en Portugal, los medios sensacionalistas británicos no han dejado de informar del caso casi a diario en estas fechas.

La familia quiere ahora que la Navidad pase para los mellizos Sean y Amelie "de la forma más normal posible", afirmó su abuela Susan Healey, de 61 años y madre de Kate McCann. La otra abuela, Eileen McCann, de 67 años, aseguró que no va a celebrar la Navidad este año, pero que al igual que en el pasado dejará regalos en las camas de sus nietos.

Mientras, en la localidad portuguesa de Praia de Luz fueron descolgados todos los carteles que recordaban a la niña de cuatro años. Cientos de fotos de Maddie y los lazos verdes y amarillos que habían sido colgados en señal de esperanza desaparecieron "durante la noche", indicaron medios británicos. "No es que a los habitantes del lugar les dé lo mismo lo que sucedió. Pero quieren que Praia da Luz vuelva a ser como alguna vez fue", declaró una propietaria de un comercio en la localidad del Algarve.