Los bomberos de Santander rescataron ayer por la tarde un tercer cadáver bajo los escombros del edificio que el sábado se derrumbó en la calle Cuesta del Hospital de Santander, en el centro de la ciudad. Parece ser que las tres víctimas -una madre, su hijo y un inquilino- convivían en la buhardilla del inmueble siniestrado.

El cuerpo de la mujer, de 70 años, fue recuperado pocas horas después del derrumbamiento, ocurrido hacia las 18.10 horas del sábado. Desde entonces, los bomberos y Protección Civil se centraron en la búsqueda de dos desaparecidos: el hijo de la mujer y otro hombre que vivía con su familia. El cadáver del primero fue recuperado de madrugada sobre las 05.50 horas y el segundo se halló a primera hora de la tarde.

El ayuntamiento de Santander baraja como causa posible del derrumbe las obras de reforma que se estaban haciendo "más allá de la autorización municipal" en el inmueble contiguo, el número 12, según explicó el alcalde, Íñigo de la Serna. El primer edil ofreció la ayuda de los Servicios Sociales y de los demás departamentos municipales a los vecinos desalojados de sus viviendas por seguridad, 39 en total, y al resto de afectados.

El consistorio decretó tres días de luto oficial y decidió encargar una inspección técnica de todos los inmuebles situados en el mismo barrio, el Cabildo de Arriba. Se trata de un barrio histórico de Santander emplazado en pleno centro de la ciudad, a unos 50 metros del Ayuntamiento, que ha sufrido durante décadas un grave deterioro. Desde 2005, se han caído en esa zona cuat,ro edificios más y el consistorio ha derribado otros diez debido a su estado ruinoso.

La magnitud del deterioro que sufría el barrio había llevado incluso al ayuntamiento de Santander y al Gobierno de Cantabria a declarar la zona como Área de Rehabilitación Integral (ARI), un paso que ya había permitido reformar seis inmuebles e iniciar los trámites para hacer lo mismo con otros doce.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; el delegado del Gobierno, Agustín Ibáñez y el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla visitaron ayer la zona.