El niño de tres años que el pasado domingo cayó de forma fortuita desde un segundo piso en Palma continuaba ayer en estado grave en la UCI del hospital Son Dureta, aunque se encontraba fuera de peligro. Fuentes médicas explicaron que el menor estaba consciente y estable. Los médicos tenían previsto practicar ayer tarde varias pruebas al niño, cuyo resultado podría propiciar que el pequeño fuese trasladado hoy mismo a planta.

El menor se precipitó en la tarde del domingo desde el segundo piso en el número 13 de la calle Pisa, en Palma. De acuerdo con las primeras pesquisas, la caída fue fortuita.