La Audiencia de Palma ha estimado parcialmente el recurso de apelación interpuesto por dos hermanos que fueron condenados por un juzgado de Palma por un delito contra la Hacienda Pública y ha absuelto a uno de ellos al entender que no conocía las operaciones realizadas para defraudar al fisco. Mientras, el tribunal confirma la pena de cuatro meses de prisión y multa de 250.000 euros para el otro encausado.

Los hechos enjuciados se remontan a 1996 cuando el empresario, con la intención de defraudar a Hacienda, dejó de declarar e ingresar 67 millones de pesetas en concepto de IVA del ejercicio de 1996.