La Policía Local de Palma ha logrado recuperar en los últimos cuatro meses a cinco personas que habían sufrido paros cardiacos gracias a los desfibriladores que fueron adquiridos en febrero pasado, según informó ayer un portavoz policial. Los bomberos de Palma, por su parte, anunciaron la compra de otros tres desfibriladores ciclomáticos, uno para cada parque, que permitirán asistir a personas que hayan sufrido paradas cardiorrespiratorias antes de la llegada de los efectivos sanitarios.