La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar la procedencia del subfusil que hace unas semanas apareció en el fondo del mar, en aguas de Puerto Portals. El arma, un modelo uzi, llevaba más de un año en el agua, y estaba tan deteriorada que no se podía leer el número de serie. Algunas fuentes apuntaron la posibilidad de que hubiera pertenecido a alguno de los miembros de los equipos de seguridad privada que custodian a los millonarios que frecuentan la zona.

El arma fue localizada por agentes del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) en el transcurso de una inspección rutinaria de la zona realizada hace varias semanas. Se trataba de un paquete envuelto en plásticos a escasa distancia del puerto. Cuando fue recuperado por los buceadores se comprobó que contenía un subfusil modelo uzi.

Corroído por el agua salada

Las primeras inspecciones a las que el arma fue sometida en la comandancia de Palma pusieron de manifiesto que llevaba mucho tiempo en el mar, probablemente entre uno y dos años. El subfusil estaba cubierto de pequeños moluscos y el agua salada había corroído una gran parte de su superficie. El número de serie había quedado borrado y sus distintas partes estaban pegadas, de manera que fue imposible desmontarla. Estaba en tan mal estado que no se podía descartar incluso que se tratara de un arma de fogueo, según indicaron algunas fuentes de la Guardia Civil.

El arma fue trasladada a los laboratorios de balística que la Benemérita tiene en Madrid, donde estaba previsto que fuera examinada detenidamente para tratar de determinar su origen y dilucidar si podría estar relacionada con algún hecho delictivo.

A falta de la conclusión de estos exámenes, las fuentes apuntaron la posibilidad de que el arma procediera de algunos de los equipos de seguridad privada que custodian a algunos de los millonarios o destacados personajes que todos los veranos se dan cita con sus embarcaciones en la zona de Puerto Portals.

--

LOS DATOS

hallazgo

El subfusil, envuelto en unos plásticos, fue encontrado hace unas semanas durante una inspección rutinaria que los buceadores de la Guardia Civil realizaban en Puerto Portals.

DETEriorado

El arma fue trasladada a la comandancia de Palma. Estaba muy deteriorada. Llevaba en el agua entre uno y dos años.

investigación

Los laboratorios de balística de la Benemérita tenían previsto analizar el arma para averiguar su procedencia.