Carlos Rubio Tejeda, un joven de 21 años de edad, falleció ayer por la mañana en la isla del Toro, en Calvià, mientras practicaba pesca submarina a pulmón libre. Un grupo de submarinistas descubrieron el cuerpo de la víctima flotando en la superficie junto a una boya de señalización. Según fuentes cercanas a la investigación, el deportista habría muerto ahogado tras sufrir una indisposición.

Los hechos se produjeron aproximadamente a las diez de la mañana de ayer. Varios practicantes de submarinismo, equipados con bombonas, se dirigían en una lancha motora hacia la isla del Toro cuando avistaron el cuerpo de una persona flotando en el mar. Rápidamente, acudieron al lugar y rescataron al joven. El punto en el que hallaron el cadáver estaba señalizado por una boya, lo que hace suponer que la víctima estaba realizando pesca submarina a pulmón libre.

Tras comprobar que el ahogado había perdido la conciencia, los submarinistas decidieron trasladarle rápidamente al punto de la costa más cercano. Así, a los pocos minutos la lancha llegó al puerto deportivo de Port Adriano, en el Toro, donde se movilizaron los servicios de emergencias.

Personal sanitario del 061, agentes de la Guardia Civil del puesto de Palmanova y de la Policía Local de Calvià se personaron urgentemente en la instalación deportiva. Un facultativo inició las primeras prácticas de reanimación al muchacho, vecino de Son Ferriol, con la colaboración de todo el equipo sanitario, según informaron ayer fuentes médicas.

La UVI móvil del 061 permaneció en Port Adriano durante más de una hora mientras los facultativos realizaban el masaje cardiorrespiratorio al joven practicante de pesca submarina a pulmón libre, según indicaron testigos presenciales.

Certifican la muerte

Todos los intentos de reanimación del submarinista fueron en vano porque la víctima ya había fallecido. Poco después, certificaron la muerte del chico y comunicaron el óbito al juzgado de instrucción número 9 de Palma, en funciones de guardia. El magistrado de guardia autorizó el levantamiento del cadáver y avisaron a los servicios de pompas fúnebres de Calvià, que se encargaron del traslado del cuerpo.

El servicio marítimo de la Guardia Civil abrió una investigación para aclarar las circunstancias del suceso. Los agentes iniciaron las pesquisas ayer por la mañana. Según fuentes cercanas al caso, el joven habría sufrido un colapso y habría fallecido ahogado en el mar, junto a la isla del Toro. El chico practicaba pesca submarina a pulmón libre desde por la mañana.