La Policía Nacional detuvo a un hombre de 36 años que supuestamente propinó una brutal paliza a su mujer mientras iba conduciendo por las calles de Palma porque la víctima no lograba encontrar su puesto de trabajo, donde había sido contratada pocos días antes, según señalaron fuentes de este cuerpo policial.

Al parecer, el acusado, un ciudadano argentino identificado como Mario Alberto B. había salido de su casa con su compañera sentimental y circulaban en un coche porque quería que ella le indicara el lugar en el que había empezado a trabajar unos días antes.

La mujer, al ver a su marido muy violento, se puso nerviosa y no encontraba el local comercial, con lo que el hombre la golpeaba constantemente apuntando que "se estaba burlando de él".

Varias personas llamaron a la Policía desde varios puntos de la ciudad para informar de que habían visto a un conductor pegando a una mujer que estaba sentada en el asiento del copiloto.

Uno de estos testigos facilitó la matrícula del coche y explicó que había visto como la víctima se tiraba del coche en marcha y que el acusado paraba el turismo y la obligaba a entrar otra vez mientras la golpeaba.

A partir de los datos facilitados los agentes identificaron al titular del coche y llamaron por teléfono a su casa. Esta llamada fue respondida por la víctima, quien confirmó a los agentes que hacía muy poco tiempo que había llegado a Mallorca y que apenas conocía Palma, con lo que no lograba encontrar su lugar de trabajo.

Esta mujer también señaló que su marido es muy celoso y que ese era el motivo por el que quería que le enseñara el establecimiento en el que había empezado a trabajar.

Posteriormente los agentes localizaron al presunto agresor y lo detuvieron. La mujer tuvo que ser atendida en el hospital de las lesiones que presentaba a consecuencia de los golpes que había recibido el día anterior, agregaron las fuentes policiales.

Violencia doméstica

Este no fue el único caso de violencia que se produjo en Palma durante los últimos días. Otros tres hombres fueron arrestados por la Policía Nacional acusados de agredir a sus respectivas compañeras sentimentales.

El primero de ellos fue Miguel A. R., de 55 años. Según los agentes, una patrulla acudió al domicilio familiar de este hombre por una supuesta riña. Cuando abrieron la puerta, su mujer y su hija explicaron que había llegado a casa en estado ebrio y había empezado a amenazarlas con matarlas, con lo que se habían tenido que encerrar en una habitación.

Fernando R. C., de 40 años, también fue acusado de violencia doméstica después de que su esposa le acusara de golpearla a ella y a su hijo en múltiples ocasiones. En esta ocasión también le denunció por malos tratos psicológicos.

El tercer acusado es Ángel C. C., quien presuntamente abofeteó a su esposa, la agarró por el cuello y la golpeó contra una pared.

---

LOS DATOS

celoso

La mujer explicó que su marido era muy celoso y que quería que le enseñara el establecimiento en el que había empezado a trabajar. Ella no encontraba el lugar porque apenas conocía la ciudad, hecho que desató las iras del hombre que comenzó a golpearla.

testigos

Varias personas llamaron a la Policía desde diversos puntos de Palma para denunciar que habían visto a un conductor pegando a una mujer.