Al menos 31 mineros murieron ayer y otros 5 se encontraban desaparecidos a causa de una explosión de metano en la mina de carbón Krasnolimánskaya, en el sureste de Ucrania, según los últimos datos ofrecidos por las autoridades del país.

El ministerio de Ucrania para Situaciones de Emergencias precisó que la explosión, que se produjo el lunes a las cinco de la tarde, tuvo lugar a 997 metros de profundidad.

En el momento del accidente, en las galerías de la Krasnolimánskaya se encontraban trabajando 48 mineros, 12 de los cuales consiguieron salir a la superficie por sus propios medios.

Tras la explosión se produjo un fuerte incendio que dificultaba las labores de búsqueda que un total de 250 especialistas en rescate minero llevaban a cabo en el lugar del accidente.

El Servicio de Rescate Minero (SRM) de Ucrania anunció que para combatir el fuego se tomó la decisión de inundar uno de los pozos de ventilación de la mina, trabajos que podrían prolongarse hasta dos días.

Hacia el mediodía de ayer habían sido subidos a la superficie los cadáveres de 17 de los 31 mineros muertos, informó en rueda de prensa el viceprimer ministro y responsable del sector energético, Andréi Kliuyev.