La Audiencia de Palma ha condenado a Hamid Guezzar, el supuesto asesino de su compañera sentimental Isabel Ferrer en un paraje montañoso de Puntiró el pasado 30 de enero, a una pena de tres años de cárcel por tráfico de drogas en Calvià. Además, la sección segunda también ha impuesto la misma pena a otros dos hombres, naturales de Marruecos y que acompañaban al primero por los alrededores de Magaluf, por un delito contra la salud pública.

Hamid Guezzar, de 29 años, fue detenido en Melilla el 1 de abril por la Policía Nacional cuando se disponía a embarcar con destino a Málaga. El hombre presuntamente huyó de Mallorca después de matar a pedradas a su pareja, de 34 años, cuyo cadáver fue hallado el 4 de febrero en un campo de Puntiró. El supuesto asesino, con múltiples antecedentes policiales, fue condenado en Palma a un año de prisión por un delito de lesiones y también está considerado como el jefe de una banda de narcotraficantes que operaba en la isla.

Según detalla la sentencia hecha pública ayer, Hamid Guezzar y dos compatriotas fueron arrestados en la madrugada del 1 de marzo de 2003 en las cercanías de Magaluf. La Guardia Civil había montado esa noche un dispositivo de control y de identificación en la rotonda ubicada entre las avenidas s'Oliveras y Cassaboners para localizar a supuestos traficantes de droga.

Los agentes identificaron a los tres procesados, que viajaban en un taxi y, tras un cacheo, les ocuparon ocho comprimidos de éxtasis y tres bolsitas que contenían cocaína. Luego, la Guardia Civil registró el coche e intervino un bote con 74 pastillas de éxtasis, por lo que procedió a detener a los tres encausados. A Hamid Guezzar también le encontraron 340 euros en metálico.

El tribunal ha considerado que los tres imputados son responsables de un delito de tráfico de drogas. La Audiencia también les ha condenado a pagar una multa de mil euros a cada uno.