El británico Tony Alexander King, imputado en los crímenes de Sonia Carabantes y Rocío Wanninkhof, fue trasladado a la prisión granadina de Albolote por motivos de seguridad del propio preso, después de haber permanecido desde el pasado septiembre en la cárcel de Alhaurín de la Torre (Málaga).

Según informó el director de la institución penitenciaria malagueña, Jorge Castejón, "por sus propias características y por los hechos tan graves que se le imputan, Tony Alexander King, se encontraba sometido a aislamiento para impedir posibles agresiones por parte de otros reclusos".

Dado que el británico no podía desarrollar actividades con el resto de internos, y que el procedimiento judicial "ya está encauzado", los responsables de la prisión solicitaron su traslado "para que normalice su situación en un centro donde no exista tanta alarma social".

Según Castejón, cuando King conoció la noticia de su traslado, que se produjo el lunes sobre las 11 de la mañana, "no hizo ninguna manifestación al respecto, es una persona muy introvertida, pero la medida va en su beneficio" ya que le permitirá hacer la vida normal de un recluso.

El director de la prisión de Alhaurín de la Torre recordó que en los diez meses que el británico ha permanecido en estas instalaciones "su comportamiento ha sido normal, nunca ha causado ningún tipo de incidente".

King permanecía ayer en el Departamento de Ingresos del penal granadino.